Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

Cuba en el mundo. Roberto Madrigal, Ohio

Lunes, diciembre 12, 2011
Por
This entry is part 4 of 5 in the series Entremes 11. Diciembre de 2011

Entrevista.

Por Fêlix Luis Viera…

Roberto Madrigal

Roberto Madrigal

 

 “El cartelito de ‘tiene problemas ideológicos’ me lo colgaron desde temprano por delitos tan graves como ser fanático del rock y del jazz.

Me expulsaron del preuniversitario, de la escuela de Psicología y de mi centro de trabajo”

 

Roberto Madrigal (RM) nació en La Habana el 23 de septiembre de 1950. A la par de su labor literaria, se desempeña como psicólogo. Ha publicado la colección de ensayos Voces del silencio (Término Editorial, Cincinnati 1996) y la novela Zona congelada (CBH Books, Cambridge 2005). También crítico de cine, sus textos en esta disciplina han visto la luz en diversas publicaciones, como Dialog y Linden Lane Magazine, entre otras. En su blog, Diletante sin causa, escribe sobre arte, literatura y política.

¿Por qué decidió trasladarse a otro país?

RM: Tomar la decisión de exilarme no fue difícil, lo problemático fue llevarla a cabo. No fui miembro ni siquiera de la Unión de Pioneros de Cuba. Quizá porque parece que en mi código genético llevo inscrita la frase de Groucho Marx: “No importa lo que sea, estoy en contra”; siempre me sentí incómodo en la llamada “Cuba revolucionaria”. No lo podía explicar entonces, pero siempre me han molestado mucho las consignas, las manifestaciones, las banderas agitadas al unísono y los desfiles militares. Luego comencé a sufrir hostigamiento desde que cursaba el décimo grado. Quemé mis naves muy temprano, nunca oculté lo que me gustaba y así el cartelito de “tiene problemas ideológicos” me lo colgaron desde temprano por delitos tan graves como ser fanático del rock y del jazz. Me expulsaron del preuniversitario, de la escuela de Psicología y de mi centro de trabajo. Si pude graduarme de psicólogo y después malamente conseguir un trabajo fue gracias a la acción desinteresada de algunos amigos cuyos nombres no puedo mencionar porque viven aún en Cuba y están a mil leguas de distancia ideológica de mí, pero que metieron la mano en la candela por mí, sabiendo a qué atenerse, como no lo hicieron otros que decían, en voz baja, que pensaban como yo. Ya mayorcito y con más conciencia, me di cuenta de que no podía vivir en un país en el cual el Gobierno trata de identificar al Estado con la nación.

¿De qué manera salió de Cuba?

RM: Tras explorar múltiples posibilidades, en 1980 se produjo lo del éxodo por la Embajada del Perú en La Habana y me asilé. Salí de allí después de doce días, y tres semanas más tarde me montaron en la embarcación Cayman, que salió por el puerto del Mariel. Ya ve: un caimán me sacó del Caimán.

¿Le ha resultado muy difícil adaptarse al sitio en donde reside hoy?

RM: No. Los trabajos los pasaba para adaptarme a la vida bajo el régimen existente en Cuba. Salí con las expectativas bien bajas. Yo estaba dispuesto a irme a donde fuera y a tratar de hacer lo mejor que pudiera. Durante las semanas que pasaron entre la salida de la Embajada y la partida hacia El Mosquito —una antigua finca que funcionó como una especie de campo de concentración antes de que te mandaran hacia el puerto del Mariel—, busqué visa en cuanta embajada me fue posible. Todas me la negaron. Por suerte, vine directo a Estados Unidos. Aquí he tenido todas las oportunidades posibles y soy responsable absoluto de mis logros y de mis fracasos. Como me comentó un gran amigo cuando, acabado de llegar, me decía cómo se sentía: “No me puedo quejar ahora que sí me puedo quejar”.

¿Cuál ha sido su trayectoria artística en su actual lugar de residencia?, ¿qué logros ha obtenido?

RM: Toda mi actividad literaria y cultural la he realizado en Estados Unidos. Junto con Manuel Ballagas, en 1982, casi acabados de llegar, fundé la revista Término, una publicación trimestral de carácter generacional que tras dos años y ocho números cumplió su objetivo y decidí cerrarla. Ahí publicaron un gran número de escritores y dibujantes que fueron censurados o perseguidos en Cuba, como Carlos Victoria, Reinaldo Arenas, Carlos Alfonzo, Reglo Guerrero, Roberto Valero, Lorenzo Garcia-Vega y Esteban Luis Cárdenas, entre otros. También recibimos colaboraciones de Allen Ginsberg y de Julio Ramón Ribeyro, para mencionar algunos. Luego abrí una pequeña casa editorial, que aun se mantiene activa. Después publiqué un libro de ensayos breves (Voces del silencio) y escribí y publiqué mi novela Zona congelada. También he estado vinculado a actividades relacionadas con el cine, entre ellas la financiación del documental Seeing Red, que fue nominado al Premio Oscar en 1984. Es curioso, para mí la libertad de expresión es algo fundamental y sin embargo decidí cooperar con la producción de un documental sobre los antiguos comunistas americanos. Era un proyecto muy lejano de mi visión estética e ideológica, pero me pareció que hacerlo era poner mi granito de arena en la lucha por la libertad de expresión. Ese proyecto se realizó a través de la Cincinnati Film Society, de la cual yo era vicepresidente en aquel momento. También organicé algunos festivales de cine.

He decidido escribir en español, lo cual me convierte en marginal en el país que habito, y mi tema fundamental gira sobre Cuba (la Cuba que me toca), lo cual me hace doblemente marginal. A pesar de eso, recibí apoyo de las instituciones culturales del estado de Ohio para ayudar al financiamiento de la revista y de otras actividades en las que participé.

¿Qué opina de la sociedad de la que ahora forma parte?

RM: Estados Unidos es un país rico en matices, al que la gente, desgraciadamente, mira a través del estereotipo. Es una sociedad que tiende a ser conservadora, primero por su base puritana y segundo porque la gente tiene una confianza a veces ingenua en las instituciones, pero es que las instituciones aquí funcionan mejor que en ninguna otra parte. Creo que es la sociedad que más respeta la individualidad y eso es, para mí, muy importante. Con todos sus defectos, pienso que es la sociedad más avanzada que existe. Vivir hoy aquí es como vivir en el antiguo imperio romano.

Por otra parte, residir en esta pequeña provincia romana que es Cincinnati, donde llevo 30 años, me ha permitido entender mejor a mi narrador favorito: Sherwood Anderson, que nació y creció por estos lares y sobre ellos escribió. También se me ha aclarado mucho la obra y el humor de Mark Twain y hasta el dolor de Faulkner. Asimismo, la distancia, creo, me permite ver los asuntos de Cuba con un poco más de ecuanimidad.

Aquí me he podido ganar la vida dignamente como psicólogo.

¿Alguna otra observación para los lectores de Cubaencuentro?

RM: Si han llegado hasta aquí, les agradezco el tiempo que me han dedicado.

 

 [Tomado de Cubaencuentro.com]

 

Félix Luis Viera Pérez (19 de agosto de 1945, actual Provincia de Villa Clara, Cuba) es un cuentista, novelista y poeta de origen cubano, actualmente nacionalizado mexicano. El Premio de la Crítica es el mayor reconocimiento que recibe un libro en Cuba. Su libro de cuentos Las llamas en el cielo es considerado un clásico de la literatura de su país. Varias de sus creaciones han sido traducidas a diversos idiomas y forman parte de diversas antologías publicadas en Cuba y en el extranjero. En su país natal recibió diversas distinciones por su labor en favor de la cultura. Fue director de la revista Signos, de proyección internacional y dedicada a las tradiciones de la cultura. Su más reciente novela, Un ciervo herido —que aborda el tema de las UMAP, eufemísticamente llamadas Unidades Militares de Ayuda a la Producción y, en realidad, campos de trabajos forzados establecidos en Cuba en la década de 1960—, ha recibido un notable reconocimiento de la crítica y de los lectores y ha circulado en España, Puerto Rico, México y otros países; durante cinco meses estuvo entre los libros más vendidos en Miami y recientemente ha sido traducida al italiano por la editorial L´Ancora del Mediterráneo. En Italia ha sido objeto de un notable reconocimiento de la crítica especializada, así como de los lectores. Recientemente ha concluido su novela El corazón del rey, que refleja los primeros pasos de la instauración del socialismo en Cuba, en la década del 60, y actualmente trabaja en el poemario La patria es una naranja, inspirado en la añoranza de su tierra natal y en sus vivencias en México, donde radica desde 1995. En México, ha colaborado en diversos periódicos con artículos de crítica literaria y de contenido cultural en general, ha impartido talleres literarios y conferencias, y asimismo se ha desempeñado como asesor de variadas publicaciones periódicas. Ha publicado los poemarios: Una melodía sin ton ni son bajo la lluvia (Premio David de Poesía de la UNEAC*, 1976, Ediciones Unión, Cuba), Prefiero los que cantan (1988, Ediciones Unión).

 

©Félix Luis Viera. All Rights Reserved

©Cubaencuentro.com

Series NavigationMike Porcel en La Otra Esquina de las Palabras“Diálogo con un ave”, de Mike Porcel (video)

Tags: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores