Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

“Un ciervo herido”, un testimonio novelado sobre la UMAP de todos y para el mal de todos

Martes, octubre 4, 2011
Por
This entry is part 2 of 2 in the series Entremês 3. Octubre de 2011

Crítica.

Por Baltasar Santiago Martín…

 

Un ciervo herido

Un ciervo herido, de Fêlix Luis Viera

Mi verso es de un verde claro/ y de un carmín encendido./ Mi verso es un ciervo herido/ que busca en el monte amparo.

 En 1965, cuando yo tenía 10 años, comenzó la pesadilla de la UMAP, esas eufemísticamente llamadas “Unidades Militares de Ayuda a la Producción”, que en realidad fueron campos de concentración y de trabajos forzados para los “diferentes”, echando por tierra –literal  y en sentido figurado– el anhelo martiano de una república “con todos y para el bien de todos”, que se trastocaría en una pesadilla de todos y para el mal de todos, pues hasta los niños a partir de los 12 años tuvieron que ir a trabajar obligados a la agricultura, dentro del nefasto plan “La Escuela al campo”, y luego, del fatídico  plan “La Escuela en el campo”, por lo que a partir de los 12 años, y hasta los 19, yo también tuve mi pedacito de UMAP, 45 ó 60 días cada año; período que yo odiaba como pocas veces he detestado algo en mi vida.

Félix Luis Viera ha escogido precisamente un verso del Apóstol de nuestras libertades para titular su novela sobre la que quizás ha sido la más antimartiana de las maquiavélicas acciones del secuestrador en jefe de las mismas: la creación de la UMAP –que es como se ha despluralizado dicho engendro en el imaginario colectivo cubano y en su memoria histórica–, cuya lectura me ha corroborado lo que en mi inocencia infantil ya yo había intuido y rechazado: el trabajo forzado, y en condiciones deplorables, que el régimen castrista nos impuso a niños, adolescentes, jóvenes, trabajadores, militares, y a las personas que no simpatizaban con la Revolución, o se apartaban del modelo totalitario impuesto por Fidel –como los Testigos de Jehová y los homosexuales, entre otros–para formar al llamado  “hombre nuevo”, por encima de la voluntad de la familia y de los propios neoesclavos.

Félix Luis describe fielmente en su libro las circunstancias y el ambiente de la Cuba castrista en los tiempos de la tenebrosa UMAP,  donde Stalin Gómez y Brisa Jiménez, e incluso la propia Monga Alicia Castro,  son arquetipos fácilmente reconocibles para cualquiera de los que fuimos cederistas –los más, de seguro, de los que hemos leído el libro–; y su álter ego Armandito Valdivieso nos conquista desde el inicio con la que presumo es también la propia honestidad del autor, donde ni la “bugarronería ocasional” del personaje es ocultada, sino expuesta con una descripción de la “atmósfera circunstancial” en que se va “desatando” dicha bugarronería digna de un tratado de sicología, que se pudiera resumir con una frase de la sabiduría popular:

“En la guerra, cualquier hueco acaba siendo trinchera”.

Admirable es también el original contrapunteo epistolar entre madre e hijo, donde cada quien se desnuda ante el otro como si no fueran tales, sino dos cómplices, dos víctimas, dos partes “copadecientes” de lo mismo, muy ajustado gentilicio que emplea Armandito/ Félix Luis para referirse a sus compañeros de infortunio.

Ejemplar es también la construcción in crescendo de los escenarios para la “justificación” de los dos episodios más violentos e impactantes de la trama: la locura “lanza-fuego” del negro fabricante de las chancletas de palo para toda la compañía –que parecerá surrealista para cualquier extranjero pero no para los sufrientes habitantes de la isla “ex-más hermosa” –; y el  momento cumbre, cuando Guillermo la Rumba degüella al sargento que más lo había humillado y rebajado, y es fusilado luego por ello.

Regresando al preámbulo en que el CDR se reúne para enviar a Armandito a la UMAP, me encantó la cambiante adjetivización del culo inmenso, avasallante, descomunal, abismal, estepario, de la compañera que redactó el informe preliminar sobre Armandito, rejuego que me evocó de cierta manera al autor de Tres tristes tigres.

Finaliza el libro con una entrevista al teniente que encontró a Armandito clavando al Chino en la letrina, con la que el autor vuelve a ratificar su extraordinaria cualidad de cronista honesto, que habiendo sido juez y parte –algo sumamente difícil en la vida real– le da al lector los elementos para que sea éste, y nunca el escritor, quien lo juzgue, recurso que ya había utilizado cuando pone en boca de Andrea Ginarte, “La Guerrera”, sus opiniones sobre Stalin Gómez, “un comunista de verdad” (escasos, pero que parece que sí existen, o que existieron).

Es muy valioso e importante que libros como éste sean escritos y leídos para que las nuevas generaciones tengan elementos suficientes para poder “evaluar” afirmaciones como las que recientemente hiciera en México Mariela Castro, sobrina e hija respectivamente de los dos grandes culpables del horror de la UMAP:

 

No es tal cual como se ha contado. No todas las UMAP tuvieron los mismos comportamientos. No en todas había directores homofóbicos.

Una nación viviendo una epopeya tan compleja, que llevaba cambios inimaginables. Era realmente difícil tener la capacidad para ser justos en todos los temas, además, en una sociedad machista.

Ni siquiera en el ámbito científico internacional había conciencia entonces de que la homofobia era una forma de discriminación.

De la UMAP hay relatos y trabajos de ficción, con algunas verdades, muchas mentiras y realidades sobredimensionadas.

Le responderé a la delfina del castrismo con el libro de Félix Luis en mano –que no tiene nada de ficción, supongo–, y la invito a que se detenga en la descripción de las barbaridades que tuvieron que sufrir los Testigos de Jehová en la UMAP –los verdaderos héroes de esta triste historia, porque nada de eso pudo doblegar su fe–, ya que no todos en la UMAP eran homosexuales, como ahora trata de esgrimir el régimen para achacar esos “excesos” a “la homofobia que había en esa época en Cuba y en todo el mundo”.

En el colmo del sin sentido, la sexóloga anunció que “el Cenesex investigará el tema, partiendo de los testimonios que tiene y de otros que ya le anuncian personas interesadas en narrar sus vivencias”,  ya que si la investigación es para buscar y juzgar a los culpables, tendrá que sentar a su tío y a su padre en el banquillo de los acusados.

Gracias, Félix Luis Viera, por este libro necesario y justo, y por tus seis contundentes respuestas a Mariela en Cubaencuentro [y en Palabra Abierta], y eso sí, ojalá que el ejemplo de los Testigos de Jehová nos anime a todos en nuestro devenir, para que seamos más coherentes entre el pensar y el decir, entre el decir y el hacer, como lo fueron ellos en tan deplorables circunstancias.

 

                                       Hialeah, 6 de septiembre del 2011

 

Baltasar Santiago Martín

Baltasar Santiago Martín

 

 

 

 

Baltasar Santiago Martín Garrote nació en Matanzas, Cuba, el 15 de julio de 1955, y  se  graduó como ingeniero estructural en abril de 1980. Paralelo a su trabajo como profesional de la construcción y profesor universitario continuó escribiendo poesía, ensayo y cuento como desde su primera juventud, y en 1987 fundó el Grupo “ARAR” (Arte y Arquitectura) para incrementar la presencia de las artes plásticas en la arquitectura cubana. En 1993 pasó a integrar el consejo de redacción de la revista Ingeniería Civil, órgano oficial de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC), organización de la cual fue miembro fundador.

En 1994 se radicó en la ciudad de Querétaro, donde estudió una maestría en Educación y fue profesor de Pintura al fresco, Historia del Arte e Historia de la Arquitectura hasta mayo del 2000, dejando colocados cerca de ochenta murales al fresco en lugares públicos de esa ciudad. En mayo del 2000 arribó a Miami, y durante 6 meses trabajó como profesor de Computación y de Pintura al fresco en el centro comunitario  “Abriendo Puertas” de la Pequeña Habana.

Ha obtenido varios premios y menciones en concursos de poesía y cuento en Matanzas, La Habana, España,  Arkansas y Miami, y ha publicado numerosos artículos en la revista Encuentro de la Cultura Cubana”, que se edita en Madrid, España —tanto en papel como digital—, y en la Revista Hispano-Cubana, también editada en Madrid, entre otras.

Tiene cinco libros publicados: Amaos los unos a los otros, Editorial Betania, Madrid, 2006; Esperando el velorio, Editorial Alexandria Library, Miami, 2007, Calentando el bate, Editorial ZV Lunáticas, París 2008; Una vida, un tren, Editorial Alexandria Library, Miami, 2010 (presentado en la Feria del Libro de Miami del 2010), y Visión 21/21, Editorial Linden Lane Press, Miami 2011. Su primer libro fue reeditado por la Editorial Eriginal de Miami en el 2011.

Es ciudadano estadounidense desde el 4 de julio del 2006 y  jefe de redacción y columnista —escribe la columna Luminarias de siempre—  de la Revista Venue, editada en Miami.

En marzo del 2008 creó la Fundación Apogeo para el arte público. Actualmente se encuentra acopiando información y escribiendo una novela biográfica, titulada Bailando al borde del abismo, sobre Alicia y Fernando Alonso, un pas de deux de la vida real.

©Baltasar Santiago Martín. All Rights Reserved

 

 

Series Navigation“El corazón del rey”, un certero electrocardiograma de la Cuba que secuestró Fidel

Tags: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores