Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

Varias opiniones sobre Dulce María Loynaz

Lunes, abril 26, 2010
Por

Critica

This entry is part 8 of 0 in the series Edicion Especial en Homenaje a Dulce Maria Loynaz

1947: Juana de Ibarbourou

(…) dejó en mí una impresión tan profunda, que prefiero no repetir la experiencia de un encuentro con la poetisa. Quiero guardar para siempre aquella primera impresión. Ella ha dicho que me admira, ¡cómo entenderlo, si quien lo dice es más grande que yo! Dulce María Loynaz es hoy, y de todo corazón lo creo, la primera mujer de América.

[De Uruguay, Juana de Ibarbourou, opinión recogida en "Opiniones", año 1947, página 641, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas,1991, por  Pedro Simón]


1947: Antonio Oliver Belmás

(…)  en la primera mitad de nuestro siglo, lo más sobresaliente de las letras americanas  es la poética femenina. (…)  Con Dulce María Loynaz se incorpora el trópico a esta precisa y definida escuela de poesía.  La antillana, que en 1925 fue descubierta por su compatriota José María Chacón y Calvo, (…) contrariamente a lo que cabría esperar de una mujer de la zona tórrida, su pasión no es tan desbordante como en las uruguayas Delmira y Juana, y en Alfonsina la platense. Hay en la cubana una contención que la acerca más a la chilena Gabriela y que la profundiza y sumerge. (…) Esta contención que señalamos y que para nosotros es su principal virtud, no es otra cosa, al fin, que trabajo y depuración del canal angélico.

[De España, Antonio Oliver Belmás, opinión recogida en "Opiniones", año 1947, páginas 645-646, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón]


1947: Carmen Conde

Lo primero que se siente leyendo a Dulce María Loynaz es una inefable intimidad poética. (…) Jamás esta poetisa excepcionalmente dotada empleó palabras armoniosas, sirenas del fácil encanto si esas palabras no contenían lo más depurado, la ya síntesis, de su corazón. Por eso, cuando vuelven a nuestras manos sus versos (…) llegan cargados de actualidad. (…) ¿Es posible una poesía abstracta, secretísima, y clara, sencilla, deslumbrante de emoción al mismo tiempo? Apenas un levísimo toque de luz, de sombra, y sale fuego, noche angustiosa… Los ojos de Dulce María Loynaz traspasan las imágenes, las libran de su peso, y vienen a nosotros con un vuelo silencioso pero denso; con el mágico movimiento de los ritos milenarios.

[De España, Carmen Conde, opinión recogida en "Opiniones", año 1947, página 641, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón] 1999: Por Khaled Salem

… “Carta de amor al Rey Tuk-Ank-Amen”, escrita en 1929 y publicada por primera vez en 1953, (…) es la única parte que queda de su Diario de viaje, resultado de un viaje que efectuó, a los veintisiete años, en compañía de su madre y su hermana, a través del Mediterráneo oriental: Turquía, Siria, Libia, Palestina y Egipto son las etapas de un viaje exótico y caro, hecho para estremecer la sensibilidad de la neograduada de Derecho Civil.  Esta “Carta de amor…” fue escrita en la antigua Tebas —durante su primer viaje a Egipto—, lo que fue una excepción y un privilegio para esta ciudad histórica puesto que la autora declaró que muy difícilmente pudo escribir fuera de Cuba. En resumen ha sido una viajera incansable, hasta que perdió el gusto a los viajes, una actividad que ha incentivado su producción literaria.

… Sin duda es una impresionante y sugestiva carta de amor. Es, para la misma poetisa, un delicado juego poético, un encaje tejido con los sutiles hilos de la fantasía. Lo escribió en Luxor pocos años después del descubrimiento de la tumba de este faraón. Un poema que encaja en su trayectoria poética como poetisa del silencio, la soledad y el amor, pues sus poemas y creaciones literarias son en última instancia cartas de amor, ya que el amor para ellas es resurrección y libertad.

El amor, la serenidad y la plenitud se suceden como relámpago en los fragmentos de este poema donde el amor, en su faceta de pasión, es un profundo e imposible amor de una sola parte, que sirve de hilo conductor para éstos. Es una de las cartas de amor más originales, desconcertantes y vehementes que hayan sido escritas jamás a un amante absurdo, puesto que la amante sabe que está ante su propio sarcófago. Es un monólogo amoroso, basado en la nostalgia de una civilización milenaria y fascinante, de una época inalcanzable. Sin embargo, la amante se da cuenta de la imposibilidad de este amor y vuelve a la realidad: “Nada tendré de ti, más que este sueño, porque todo me eres vedado, prohibido, infinitamente imposible”…

[Tomado de su trabajo: “Dulce María Loynaz, poetisa del amor y la soledad… Análisis de ‘Carta de amor al Rey Tut-Ank-Amen”, 1999, aparecido on line en Google: revistas.ucm.es/fll/11303964/articulos/ANQE9999110133A]


1947: Concha Espina

(…) conoce la austera virtud de refugiarse en el silencio y en la soledad para encontrar las ideas propias. Así es como enaltece su espíritu con un sedimento de cosas inefables, dolor, amor, poesía y fe. Cuanto en la humanidad puede levantarse del suelo, con alas triunfadoras, reside con impulso misterioso en el alma de esta mujer, (…) como el aroma de un jardín solmenado por el viento.

[De España, Concha Espina, opinión recogida en "Opiniones", año 1947, página 63, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón]


1952: Gabriela Mistral

Para mí, leer Jardín ha sido el mejor “repaso” de idioma español que he hecho en mucho tiempo.

[De Chile, Gabriela Mistral, opinión recogida en "Opiniones", año 1952, página 663, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón]


1952: Gastón Baquero

En el poema está muy bien la Loynaz, porque siempre ha sabido frenar eso que al parecer fascina a muchas mujeres: la tentación, cuántas veces se encima a una hoja de papel, de colocar encima, bajo el nombre de poema un tierno merengue color de rosa. La Loynaz se ha podado siempre con tijeras aceradas, los sobrantes de miel y los excesos de dulzura. (…) Jardín es, en realidad, un poema en prosa, extenso, entrabado, fiel a una arquitectura. Bárbara quedará como arquetipo de la mujer poética. (…) Hay en Jardín un epistolario amoroso que apasionará para mucho tiempo —para siempre—  (…) estas cartas de Jardín pesan, tienen raíces, provienen de un corazón sumergido en lo lírico por la vertiente trascendental que lo lírico tiene.

[De Cuba, Gastón Baquero,  ensayo "Lea usted Jardín, ese libro de Dulce María Loynaz...", año 1952, página 448, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón]


1952: Cintio Vitier

(…) esa falta de fermento polémico en su expresión permite que la esencia de lo femenino trascienda en ella con una pureza, un temblor, una autenticidad que desarman toda actitud crítica. Y no sólo por simpatía, sino porque, en rigor, tanto sus aciertos como sus caídas revelan siempre una verdad y eso tan raro que puede llamarse propiamente un estilo. (…) Poesía la suya frágil, (…) que a veces deja sólo como el rastro de un perfume ambiguo, la sentimos profundamente ligada, más que a las cosas mismas, a su atmósfera cambiante, a su electricidad sutil, al aura que es como el iris húmedo, quizá enfermizo, de las sensaciones. (…) Jardín, libro de lenta y refinada maduración, en el que Dulce María Loynaz despliega con toda su complejidad, y hasta las más lejanas (y terribles) implicaciones, el sentido último de su intuición y su experiencia de lo femenino, considerado ya en sus relaciones secretas y sagradas con las fuerzas demoníacas de la Naturaleza.

[De Cuba, Cintio Vitier, opinión recogida en "Opiniones", año 1952, página  665, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón]

1954: Max Henríquez Ureña

La poesía femenina ha florecido siempre con lozanía en Cuba, aunque sujeta a las diferentes modalidades de expresión impuestas por los tiempos. Ahora bien, ¿qué se entiende por poesía femenina? No basta, para que pueda adjudicársele tal nombre, que esa poesía haya sido escrita por mano de mujer: es preciso, además, que exprese de manera intensa y honda los sentimientos y las emociones que son patrimonio exclusivo del alma femenina. ¿Lo consigue toda mujer al producirse en versos? No siempre, aunque algo hay que, con sólo oírlos, nos hace distinguir muchas veces, los versos que se deben al estro de una mujer.

[De República Dominicana, Max Henríquez Ureña, ensayo "Dulce María Loynaz y la poesía femenina en Cuba", año 1954, página 112, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón]


1987: Fina García Marruz

No se acerca menos al azul que a su diálogo con el verde, los dos muy transparentes. Dulce María Loynaz  es todo eso: ella y Juan Ramón en La Habana el 36, el conocimiento de Lorca  o la hospitalidad a Mistral. Siempre fue una figura distante, distante de su propio entorno aún antes del triunfo de la Revolución, Dulce María estuvo presente en todo gran momento de nuestra cultura.  Toda su poesía: amor a la Isla a su “azul intenso de litografía”, la “fina iguana de oro”. Fidelidad a la belleza y a su preclara estirpe fundadora.

[De Cuba, Fina García Marruz, ensayo  "Aquel girón de luz", año 1987, página 173, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón]


1988: Roberto Friol

El señorío de saber, el señorío de la palabra, el señorío de poesía consustanciales con la vida y la obra de Dulce María Loynaz, cristalizaron en  una insólita novela llamada Jardín. Novela con el sello de privilegio de los libros que sólo pueden ser escritos una vez y por una sola persona, singulares, desconcertantes hasta para sus mismos autores.

[De Cuba, Roberto Friol, ensayo "La tercera mujer curiosa y su jardín", año 1988, página 527, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por  Pedro Simón]


1988: César López

Hay un silencio, supuesto o figurado, real o imaginario, que ha envuelto a determinadas obras poéticas (…). A veces la atmósfera secreta va más allá de los textos y se instala en el ámbito del propio creador. La persona, el poeta, se diluye, se vuelve evanescente y se escapa al curioso, se protege en su propio reducto creador para desconcertar a muchos, a casi todos.

[De Cuba, César López, ensayo "Días en la casa de la poesía", año 1988, página 354, Valoración Múltiple, Letras Cubanas, Casa de las Américas, 1991, por Pedro Simón]

1999: Khaled Salem

… “Carta de amor al Rey Tuk-Ank-Amen”, escrita en 1929 y publicada por primera vez en 1953, (…) es la única parte que queda de su Diario de viaje, resultado de un viaje que efectuó, a los veintisiete años, en compañía de su madre y su hermana, a través del Mediterráneo oriental: Turquía, Siria, Libia, Palestina y Egipto son las etapas de un viaje exótico y caro, hecho para estremecer la sensibilidad de la neograduada de Derecho Civil.  Esta “Carta de amor…” fue escrita en la antigua Tebas —durante su primer viaje a Egipto—, lo que fue una excepción y un privilegio para esta ciudad histórica puesto que la autora declaró que muy difícilmente pudo escribir fuera de Cuba. En resumen ha sido una viajera incansable, hasta que perdió el gusto a los viajes, una actividad que ha incentivado su producción literaria.

… Sin duda es una impresionante y sugestiva carta de amor. Es, para la misma poetisa, un delicado juego poético, un encaje tejido con los sutiles hilos de la fantasía. Lo escribió en Luxor pocos años después del descubrimiento de la tumba de este faraón. Un poema que encaja en su trayectoria poética como poetisa del silencio, la soledad y el amor, pues sus poemas y creaciones literarias son en última instancia cartas de amor, ya que el amor para ellas es resurrección y libertad.

El amor, la serenidad y la plenitud se suceden como relámpago en los fragmentos de este poema donde el amor, en su faceta de pasión, es un profundo e imposible amor de una sola parte, que sirve de hilo conductor para éstos. Es una de las cartas de amor más originales, desconcertantes y vehementes que hayan sido escritas jamás a un amante absurdo, puesto que la amante sabe que está ante su propio sarcófago. Es un monólogo amoroso, basado en la nostalgia de una civilización milenaria y fascinante, de una época inalcanzable. Sin embargo, la amante se da cuenta de la imposibilidad de este amor y vuelve a la realidad: “Nada tendré de ti, más que este sueño, porque todo me eres vedado, prohibido, infinitamente imposible”…

[Tomado de su trabajo: “Dulce María Loynaz, poetisa del amor y la soledad… Análisis de ‘Carta de amor al Rey Tut-Ank-Amen”, 1999, aparecido on line en Google: revistas.ucm.es/fll/11303964/articulos/ANQE9999110133A]


2002: Alberto Garrandés

No tiene nada de extraño que por un libro pase el tiempo; lo extraño es más bien que un libro resista la erosión de envejecer y que lo haga desde una compostura de extrañeza tan firme, tan porfiada, en su vínculo esencial con las letras de Iberoamérica (…) Jardín promueve en 1951 una lengua literaria absuelta, desatada de todas las corrientes y modas, y deudora tanto del asombro americano como de la tradición cartesiana. Es una novela de método, férrea, y también una novela de encuentro con el delirio y el misterio de la naturaleza. (…) En la puerta misma del tercer milenio, Jardín llama a la sensibilidad y la sensualidad del individuo que regresa, como Bárbara, al mundo del espíritu, al diálogo con la naturaleza y el pensamiento, y que se coloca lejos de lo huero, de los insustancial, lejos de la vivencia cotidiana del mundo, para decirnos que las opciones del hombre han sido siempre las mismas, pero con apariencias distintas en cada época. (…) La vocación universalista de Jardín, su modo de explicar la experiencia del mundo exterior y del interior del hombre, de emprender la búsqueda del conocimiento desde el yo y el amor, subrayan un ecumenismo que acaso sea hoy, en el mundo de la cultura global, una de las grandes metas del arte de la novela, cuya mirada va hacia adelante con su facundia y su necesidad de apropiarse de los riesgos humanos.

[De Cuba, Alberto Garrandés, ensayo "Jardín como novela simbolista", páginas 149-157, de su libro Silencio y Destino. Arquetipos culturales y representación simbólica en Jardín, de Dulce María Loynaz, Editorial Plaza Mayor, año 2002, San Juan, Puerto Rico]

Por CubaLiteraria

La obra de Dulce María Loynaz desarma a la crítica, se dice. En realidad, la impresiona con su mundo a la vez real y estilizado de cosas elementales, de signos sencillos y perennes. El amor está presente en ella —una presencia inquietante, misteriosamente autodefinidora. Y también están Cuba y un vasto mundo de seres poéticamente reales, como «la mujer estéril», que halla en la Loynaz un canto digno de su angustia.

Esta escritora seduce a públicos numerosos y diversos con su obra hecha de sencillez y naturalidad, de emociones hondas y de impresionantes contrastes de música y de simplicidad formal, de angustia y enigma y amorosa tensión, de firmeza y de blandura.
En sus poemas iniciales parece dibujarse la inspiración lejana de Juan Ramón Jiménez y de Tagore, pero Dulce María Loynaz, en el doble cincelamiento, íntimo y externo, de su verso, va haciendo su poesía más y más suya, y en lugar de adornarla, la simplifica a la par que la ahonda, quitándole finalmente la rima, pero afinando y sensibilizando el ritmo para llegar a la sencilla y perfecta belleza del poema en prosa, la de los Poemas sin nombre de la plena madurez.

Hay vasos comunicantes entre la poesía de esta mujer y Jardín, su «novela lírica», expresión del rico mundo real e imaginario de Bárbara, la protagonista. Un verano en Tenerife —cuadros escenas y leyendas de las Islas Canarias— conjuga felizmente descripción y narración, fantasía y lirismo, mientras Fe de vida, evocación del que fuera su esposo, Pablo Álvarez de Cañas, está entrelazado con la propia vida de la autora que de algún modo adelanta aquí sus memorias.

Incursionó en la literatura para los más jóvenes. Su Cartas a Julio Antonio (1994) une el lirismo al quehacer diario y revela un ideario pedagógico con hondas raíces maternales.

Premio Nacional de Literatura en 1987.
Premio Miguel de Cervantes 1992.

[Tomado del Diccionario de CubaLiteraria: www.cubaliteraria.com]

2003: Hidelisa Velázquez Pratts

Grandes cosas se pueden decir de Dulce María Loynaz; pero nada altisonante ni abigarrado para quien fue tan sencilla como el agua y tan clara como su misma poesía.
Viajó a través del tiempo y del espacio, fusionando lo visible e invisible, pasando en silencio y en silencio fructificando.

Merecen homenaje todos los que constituyen modelos lingüísticos o literarios, o ambos a la vez. Este último caso es el de Dulce María Loynaz. Hay en esta mujer una poesía natural, innata, espontánea. Toda ella es poesía y hay a su vez en ella una voluntad de estilo tan extraordinaria que pocas veces se suele decir esto de un escritor. Como Martí, era la primera crítica de su obra.

A los jóvenes aconsejaba: “No se apresuren a publicar antes de tiempo, dejen que la fruta madure en la rama, porque si esto se adelanta nunca sale bien, oigan esto, porque la juventud es muy impaciente y se cree que no le va a alcanzar el tiempo (..) dejen madurar la fruta en el árbol, que así tiene luego más sabor”.

Para ella la poesía “es traslación, es movimiento, debe estar dotada de impulso vertical: mientras más alto crece menos se pierde en ramas. Debe tener instinto de altura, nace de la tierra y de la tierra debe sentirse, pero no para rastrear en ella”…

En el discurso de entrega del Premio a nuestra poetisa, el rey Juan Carlos expresó:

“La obra de Dulce María Loynaz, cuya profunda filiación hispánica se revela en su apellido de raigambre vasca, constituye un ejemplo singular de esa pasión por la lengua tan frecuente en los grandes escritores de nuestro ámbito. Es, seguramente, su obsesión por la precisión de las palabras, su esfuerzo por lograr la exactitud en la expresión de los sentimientos, lo que confiere a toda su obra esa sensación de profunda transparencia en la que lo cotidiano aparece siempre como algo dotado de sentido”.Desde sus primeros libros, en los que la influencia de los grandes modernistas hispanoamericanos se fecundaba con el conocimiento de los clásicos de nuestra lengua, la poesía de Dulce María Loynaz no ha dejado de evolucionar hacia la difícil sencillez en la expresión de lo más íntimo: la suya es, sin duda, una poesía del pudor en la que se hace evidente el deslumbramiento ante la belleza del mundo y la piedad hacia los hombres y las mujeres que lo habitan…

La expresión y la pasión de Dulce María se confundieron al agradecer tan alto galardón en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares:

“Constituye para mí el más alto honor a que pudiera aspirar en lo que me queda de vida, el que hoy me confieren ustedes uniendo mi nombre, de algún modo, al del autor del libro inmortal”.

“Unir el nombre de Cervantes al mío, de la manera que sea, es algo tan grande para mí que no sabría qué hacer para merecerlo, ni qué decir para expresarlo”.

Esta es la humildad que hay en la Loynaz, expresada en su sencillez de siempre.

[Tomado de su trabajo: “Dulce María Loynaz: lengua y poesía”, publicado en monografías.com, 2003, página on line: http://www.monografias.com/trabajos14/dulce-maria/dulce-maria.shtml]

2005: Susanna Regazzoni

El esquema estructural de la novela y la nomenclatura de los capítulos, las formas de elocución utilizadas y la posición de la escritora en relación con la obra o punto de vista de la narración, son rasgos que pertenecen a su época y que se relacionan con la escritura de moda, la del postmodernismo de las primeras décadas del siglo XIX, a pesar de que hay que tener en cuenta el tiempo muy largo de la escritura de esta novela. La superposición de estilos es evidente si se observa la unión de la relación en tercera persona con la tercera parte de la novela, donde se inserta una serie de cartas ―parte que se escribe en cursiva―, cuyos capítulos se titulan “La primera carta”; “La carta más triste”; “Algunas cartas”; “Pedazos de cartas rotas”; “Después del baile”; “Carta obscura”; “Las cartas de la enfermedad”; “Después del amor”; “Las últimas cartas”. Este procedimiento favorece los monólogos interiores de otra voz narradora que ocupa la forma epistolar. Hay que recordar, junto a la relación en tercera persona y la forma epistolar de las cartas, también la de los artículos de los diarios de 1840 con que están empapeladas las paredes del pabellón. En esta mezcla de diferentes gustos literarios es importante también la primera parte dedicada a la observación de los retratos como retrospectiva de la existencia de Bárbara, de su infancia y adolescencia junto a los familiares. Este mecanismo resulta participar de una forma específicamente femenina de mirarse al espejo para reconocerse y conocerse. Los retratos de la niña son un primer anuncio de que se trata de una biografía: “De pronto, la mano le tropieza con un hacecillo de postales atadas con una cinta azul. (…) Son todas de una misma Niña que vive, crece y se conforma a través de ellas.(…) El otro retrato es la misma Niña crecida; son seis años escasos (…) Y ésta es la misma Niña de las trenzas claras, de los ojos húmedos; pero han pasado años…”.

Una tercera persona narradora, casi siempre desde la perspectiva de Bárbara pero a veces también desde el punto de vista del hombre que se une con ella, rige toda la narración que presenta escasos diálogos, varias descripciones que apuntan a un discurso lírico ya muchas veces considerado.

Importantes resultan las dos páginas sueltas fuera de la temporalidad de la narración, relacionadas entre sí y colocadas al principio y al final de la historia, como introducción y epílogo de la novela, que se explican con el final de Bárbara que se diluye en la naturaleza relacionándose con la mujer primordial que se confunde con los animales y las plantas…

[Tomado de su trabajo: “Jardín de Dulce María Loynaz: novela biográfica”, publicado en La Ventana, portal informativo de Casa de las Américas, La Habana, Cuba, 24 de mayo de 2005]

1997: Antonio Piedra

En un ambiente de posibilidades infinitas —el dinero que abundaba en aquella casa no era un cálculo sino la medida de una experiencia artística—. Dulce María y sus hermanos —Enrique, Carlos Manuel y Flor— crecen en una especie de anarquía romántica muy bien dosificada, pero en el fondo bastante rígida: “Nos gustaba aprender lo que queríamos, en el momento en que lo queríamos y en la forma en que queríamos“. Y como se trataba de aprender, ello no impide que Dulce se doctore en Derecho Civil, se case dos veces y ejerza sobre sus hermanos una influencia decididamente poética que les llevará a todos ellos, como “esquifes perdidos”, en boca de Juan Ramón, a una aventura “perdidamente humana”.

A los diez años compone Dulce María sus primeros versos, y a los 17 se publican en La Nación los primeros poemas: “Invierno de almas” y “Vesperal”. Entre 1919 a 1991 configura una variada obra poética en prosa y verso —no es cuestión de enumerar aquí— caracterizada por un intimismo dominante —“Poesía es sajadura y espera”, escribe—, por una elaboración meticulosa, casi pictórica, una pureza afiladísima —de cutis bruñido—, y por la renovación sistemática de las formas y del contenido en la moderna poesía cubana. Incansable viajera —España y sus poetas siempre como pasión dominante y servidumbre de paso—, su poesía visita también los escenarios de la vida. “Carta de amor al rey Tut-Ank-Amen” o Un verano en Tenerife son buenos ejemplos de esa expresión subyacente y prometeica pegada al filo de lo que se ve.

Pero Dulce María fue ante todo una poetisa cubana histórica y espiritualmente irreductible. Cuando el 1 de enero de 1959 la revolución se instala en La Habana, Dulce María permanece en su sitio, en su jardín original. Las críticas fueron numerosas en ambos lados del océano. Pero poco le importaron a Dulce porque nunca fue activista ni colaboradora. Hasta el final de sus días fue simplemente una poetisa inseparable del aire y del resplandor de su isla y de sus gentes. Una isla dentro de una isla con una petición mansa e insistente: “Deshoja una por una todas mis fugas“.

[Tomado de su trabajo “Una mujer y su jardín”, aparecido en la página on line Escritos sobre Dulce María, http://www.vitral.org/vitral/edvitral/dulcem/escritos.htm]

Tags: , , , , , , , , ,

9 Responses to Varias opiniones sobre Dulce María Loynaz

  1. sara on Sábado, enero 15, 2011 at 7:32 PM

    holaaa dulce sos genial te re qierooo sos la mejor y te mereces estar donde estas xq sos una genia en toodo lo qe haces te admiro muchoooooo

  2. gazy pieprzowe on Miércoles, mayo 4, 2011 at 11:11 AM

    Extremely good content. I basically stumbled upon an individual’s webpage together with desired that will express the fact that I have extremely liked looking through an individual’s blog site together with threads. Anyway I’ll get following an individual’s provide for together with That i intend that will read an individual’s blog site for a second time.

  3. fajna bielizna on Viernes, mayo 6, 2011 at 1:20 PM

    Rather great posting. I actually just became aware of ones weblog in addition to wanted to help mention of which I’ve definitely enjoyed analyzing ones webpage in addition to blogposts. Nonetheless I’ll possibly be subscribing ones give in addition to When i wish to help browse ones webpage once again.

  4. curriculum vitae on Miércoles, mayo 11, 2011 at 9:00 AM

    Quite good article. I basically stumbled upon your webpage and desired to mention that I have definitely liked studying your blog and blogposts. Anyway I’ll be following your feed and I hope to read your blog again.

  5. gaz pieprzowy on Jueves, mayo 19, 2011 at 9:16 AM

    Extremely great content. I actually basically became aware of the blog page and also desired to be able to mention in which I’ve definitely liked looking through the blog page and also blogposts. Nonetheless I’ll become following the nourish and also My partner and i expect to be able to browse the blog page all over again.

  6. Maya on Sábado, mayo 21, 2011 at 7:20 PM

    Thanks for the post I actually learned something from it. Very good content on this site Always looking forward to new post.

  7. bielizna damska on Martes, mayo 24, 2011 at 8:36 AM

    Extremely great content. I actually basically became aware of ones blog page in addition to desired to help declare of which I’ve seriously liked looking through ones webpage in addition to discussions. Nonetheless I’ll possibly be following ones give in addition to When i wish to help browse ones webpage once again.

  8. nokiaunlock on Viernes, mayo 27, 2011 at 10:56 AM

    palabrabierta.com is awsome, bookmarked!

    unlock samsung

    • Manuelgayol on Viernes, mayo 27, 2011 at 3:40 PM

      Thanks a lot for your comment. I hope you continue reading it.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores