Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

La literatura y la realidad virtual del siglo XXI

Lunes, octubre 12, 2009
Por

Ensayo

This entry is part 1 of 17 in the series Número 1, 12/10/2009

realidad virtualYa cuando nos hemos hecho a la idea de estar viviendo los cambios radicales del nuevo milenio, vamos también entendiendo que el concepto de libro y la prensa escrita están sujetos al mismo proceso de transformación.

Ahora, otro medio más poderoso e intrusivo como la Internet se ha llevado por delante ese acto de hallazgo e intimismo que producía el encuentro del lector con un libro, el tiempo que estábamos dispuestos a pasar en lo que era un placer desde el momento de mirar una solapa de libro, abrirlo y leer la primera página y estar dispuestos a cargar con éste para compartir el lenguaje, saborear las ideas, descubrir la conciencia del otro y  llegar a un acuerdo con el mensaje que nos comprometía y alucinaba hasta hacernos leer en cada lugar, en cada momento posible.

Cada vez son menos los que están dispuestos a buscar en librerías, en las bibliotecas, a leer en periódicos, a llenarse de papel y atesorar el documento escrito. No es sólo el entusiasmo ecológico, es también esa mentalidad de economía de ideas y de espacio y de esfuerzo: todos los datos están ordenados y organizados y recopilados, el ser humano ha inventado con la computadora y la Internet la manera de acceder a la noticia, al conocimiento y de recopilarlo en una memoria ilimitada que no requiere el esfuerzo de retenerlo, para qué. De ese modo la memoria ya no está en nosotros, ya la serie de conexiones no debe ser establecida simplemente en nuestro cerebro, con nuestras neuronas, es algo externo, más capaz y más certero.

Ese tiempo libre que nos hacía participar de la cultura de la lectura dedicada, se ha comprometido en un tiempo constantemente ocupado, invadido de muchas voces en muchas direcciones y que se halla en una instancia que ya no se maneja, que es muy próxima pero con una red de conexiones de cuyas dimensiones no estamos nunca seguros; en ese marco se hallará también la literatura, será un documento más, una opción entre muchas, de imágenes y textos y chats. Cada vez esa red se va ampliando más, se va expandiendo, se va convirtiendo en una necesidad de estar conectados.

La Internet es el nuevo medio de comunicación, si no el único por excelencia para las nuevas generaciones que buscan relacionarse entre sí, a pesar de la pérdida de la intimidad: todo es expresado, los secretos se hacen públicos y hasta la imagen se comparte. La noticia tiene una inmediatez inusitada y por lo mismo se hace intrascendente, es tal la cantidad de información que se puede manejar al mismo tiempo que los medios informativos tradicionales han sucumbido a su importancia. Los nuevos “lectores” se están formando en un medio que les hace partícipes de una red de información donde pueden ellos mismos relacionarse, con la realidad y con los otros, sin distancias. Es una comprensión de lo universal del hombre expuesto, sin intimidad ni refugio, ni individualismo.

En ese maremágnum incesante de información a todos los niveles y en todas las áreas, cada vez somos más iguales, más parecidos, más descifrables y, a la vez, menos conformes, menos felices, menos plenos.

La información es tan vasta que una mente individual no puede manejarla, nadie ve como importante ser un conocedor de datos, el conocimiento tiene más parecido a manejar los mecanismos para llegar a él que a recordarlo, ya no se trata de precisar acontecimientos, de dar una versión única de la realidad.  Esta multiplicidad desvalida la verdad única y nos abre el camino para entender que el concepto de lo real está en constante movimiento y cambio, que es tan sutil y volátil por estar sujeto a un tiempo y un espacio tan cortos e inestables que no nos dejan llegar a la certeza. El lector de hoy no puede estar convencido de algo con aquella entrega y absolutismo con que manejábamos antes los conceptos.

La palabra escrita impresa ya no es el medio por excelencia de comunicación, ahora tenemos que entender que el medio de comunicarnos tiene que estar abierto a los canales impuestos por la Internet. Escribir el mensaje es abrirlo a otros en el momento y en el instante en que los canales múltiples se establecen para dejar que entre y que exista esa retroalimentación, donde la respuesta del otro nos hace entender que hay un vínculo, que está llegando a otras conciencias lo que se quiere decir, abierto a otros comentarios que lo validan o no, que lo entienden o no, que ayudan a enriquecer la realidad o a eliminarla. El discurso pierde su importancia ante el consenso. Ahora es más importante entrar en ese torrente de múltiples mensajes que se van canalizando por virtud de cada internauta y que quizás susciten multiplicidad de respuestas o búsquedas.

Ahora se vive en volatilidad de la participación en lo que se busca. Como proceso es valiosísimo saber que tanto un experto como un niño de escuela primaria pueden llegar a los mismos datos, cada uno los comprenderá según la capacidad que le permita su experiencia y el desarrollo de su cerebro, pero ya no hay barreras, ya no hay sancta sanctórum, ni misterios inaccesibles, cada cual tiene en sus manos la inmensidad de todo ese archivo de datos que se puede descubrir y redescubrir y recanalizar.

Este siglo va cambiando la forma de comunicarse, va achicando los espacios entre los seres humanos, va homogeneizando el lenguaje y la realidad y la historia entre los hombres. Nos descubrimos a cada instante, nos comunicamos en cada momento, nuestra intimidad se pierde frente al empuje de la constante exposición que nos mantiene atentos, absortos y aprendiendo inevitablemente. La realidad cotidiana que era para nosotros salir cada día y hablar con los amigos, y trabajar, y volver a casa y acostarnos, ese salir al exterior, se ve alienado por un proceso más fuerte y más significativo y más inquietante, el del encuentro inevitable con la Internet, que nos abre  a la información, a la comunicación en la ausencia del otro y la presencia virtual. La literatura virtual se reducirá al inmediatismo y a la apertura constante.

No obstante, la imagen nos absorbe más que las palabras y al otro día queremos volver y continuar en la virtualidad de ese torrente de mensajes que no cesa donde está todo, se compra todo, se vende todo, se gana o se pierde todo, se cuenta sin fin y se descubre a los demás en sus pequeños mundos de sueños.

Quizás estemos asistiendo al final de los libros impresos y la literatura virtual sea nuestro nuevo recurso, ya los periódicos han cedido y sus entregas impresas se reducen frente a sus espacios por la Internet. Sea cualquiera la forma en este nuevo espacio de verdades múltiples y realidades accesibles, lo único cierto es que somos parte de un cosmos en el que dejaremos una huella indeleble gracias a nuestra capacidad de vincular la palabra con la realidad, el ser humano es expresión y por ello conciencia de ser y existir, de permanecer y trascender.

constanza-reverendConstanza Révérend (Colombia). Crítica literaria. Estudió filología e idiomas en la Universidad Nacional de Colombia. Hizo una maestría en Literatura Hispanoamericana en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá y adelantó estudios de doctorado en literatura latinoamericana y española en Washington University, en Saint Louis Missouri. Trabajó en el periódico La Opinión, de Los Ángeles, como editora de artículos y colaboró para la página editorial en varias ocasiones. Actualmente vive en Palm Beach y trabaja como traductora para The Palm Beach Post y su periódico hispano La Palma.
Series NavigationLos que comen de pie

Tags: , , ,

0 Responses to La literatura y la realidad virtual del siglo XXI

  1. [...] This post was mentioned on Twitter by Martín Palma Melena. Martín Palma Melena said: La literatura y la realidad virtual del siglo 21… (RT @mijarosoft): http://bit.ly/2jbFe6 http://ff.im/9HDA0 [...]

  2. [...] pasa a certeza de ficción, como posible nueva modalidad de periodismo. Le sigue el trabajo “La literatura y la realidad virtual del siglo XXI”, de la ensayista Constanza Révérend, quien toca un tema muy actual de la crisis en la prensa [...]

  3. Lorenzo on Viernes, noviembre 13, 2009 at 10:40 PM

    Leyendo este artículo uno puede suponer que en el internet
    ha desplazado casi todos los medios de comunicacion -lo cual
    es cierto- pero no creo que ya eliminado la capacidad del
    hombre de imaginar. Y literatura es eso, imaginación. Un
    buen libro no puede ser sustituido simplemente porque el
    internet como tal no crea nada; es una interminable fuente de ideas, de datos, de información pero nada más. Supongo que en un futuro no muy lejano, la gente, aislada en sus propios mundos
    cibernéticos, volverá a buscarse, a compartir de nuevoporque no hay nada tan valioso como la interacción humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores