Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

Padres y otros fantasmas

Lunes, mayo 30, 2011
Por
This entry is part 2 of 15 in the series Edición Especial En El Reino de Eros

Novela (fragmento).

Por María Paz Ruiz Gil

 

Latin Lover (Pop Art)

Había cumplido treinta y cinco años, y no sabía si sentirse joven o viejo. Con esa  ambigüedad confeccionaba sus días; unos atiborrados de experiencias que sólo un cuerpo ebrio de locuras podía aguantar, y otros, lentos, a medio vivir, pensando en la venta que traía entre manos, yéndose con un libro a la cama, enfermo de cansancio y de frases que se había traído consigo del trabajo.

Para combatir esa tediosa vida que jugaba de lunes a jueves, Nacho adoraba la fiesta, se rendía ante los castigos y poderes del alcohol, que le hacía ver a las mujeres más hermosas o más divertidas de lo que eran; y a esas malditas noches en las que él mismo se transformaba en un cuerpo admirado, del que estallaba una sonrisa con la que regaba encanto por esa boca con la que a todas, o a casi todas, enamoraba por horas.

La que no le comía el cuento era su madre, quien a sus cincuenta y nueve años continuaba esperando que naciera el día en que su presumido hijo sentara la cabeza, y conseguido esto, de una buena vez decidiera casarse para empezar a encender cuanto antes la máquina de hacer hijos. Y mientras ese día llegaba, porque las madres por el mero hecho de haber fabricado a sus hijos, muy internamente saben qué será de ellos, Nacho gozaba de ser un matón de amores, un ladrón de sexo casual y  un atareado coleccionista de orgasmos, afición que descubrió efectiva para calcinar las montañas de recuerdos producidos por tres años al lado de una mujer, una que lo dejó contagiado de dolor, a la que despojó de su nombre y que cada 16 de marzo lo hacía llorar.

 

Autorretrato.

 

Todos los demás días, Nacho, que tenía calentita la máquina de reproducción, pero de momento forrada siempre en látex, insistía en complicárselos conociendo mujeres, arrebatándoles el cariño a mordiscos y bañándolas en besos tan excitantes como sus palabras de amor, usurpadas a Benedetti, a Lorca y a Vallejo sin sus correspondientes comillas.

Era analista de banca de inversión, y según decían sus compañeros, de los mejores; un chico rápido y con una intuición de torero que le permitía entenderse con el riesgo para hacerle las mejores faenas y así exprimir dinero con la venta de compañías a las que tenía diseccionadas en su cabeza, sin preocuparse por la sangre que pudiese salpicar al desgarrarlas.

Los viernes, al terminar su jornada con los demás de su especie, gente que había empapelado su español con vocablos del inglés para enunciarlo todo, y que le aburrían hasta el abatimiento, Nacho Corbacho salía disparado como pepa resbalosa de uva hacia su casa, se duchaba hasta que su pene quedase oliendo a jabón, se arrancaba la corbata, sacaba una camisa con la que pudiese detonar su alma, y se iba a probar suerte en el bar que estuviera a tono con sus deseos.

Esa noche de noviembre lo que le apetecía era un bar en el que pudiera pescar a una chica como la que quedó atorada en su anzuelo, Fini, una mujer de padre español y madre norteamericana, dueña de un estrafalario castellano que salía por unos dientes divorciados en los que se podía ver atascada la caña de pescar de Corbacho, y  que convertían su escindida sonrisa en una provocación a los sentidos, que a coro empinaron la fábrica de hijos de Nacho para hacerla suya.

Fini había entrado a ese bar para mejorar su español “de mierdo”, pero ese viernes, y el sábado que le siguió tras una convulsiva noche, lo único que ejercitó la rubia de cejas perfiladísimas fueron las palabras más obscenas del inglés, gritadas una y otra vez con la misma cadencia de las más despernancadas actrices porno. Y a Corbacho le gustó confirmar que ese tipo de mujeres existieran fuera de su portátil. Se divertía estudiando lo que las mujeres hacían antes y durante los minutos de placer con él, por eso se aficionó al juego erótico que idearon un par de checas turnándose para dejarlo dos tallas más flaco; se deleitaba al recordar las imposibles poses que le enseñó una brasileña que no llevaba ropa interior; y soñaba con los azotes del pelo de una que nunca le dijo su nombre y que en dos horas que les duró la cópula más animal, no emitió el más leve sonido.

Todas saboteaban su mente con fragmentos de sexo. Y ese domingo, después de que Fini se despidiera en inglés con un par de uñas rotas, Nacho la incluyó en su memoria por sus edificantes lecciones de inglés, y se dio cuenta de que nadie le había hecho sentir lo mismo que la innombrable, la misma que, una vez desaparecida hacía año y medio, había convertido el sentimiento del amor en algo nauseabu

 

A Ignacio le habían dejado probar el amor a las carreras. Era una delirante combustión interna que no se extinguía cuando se agotaba el ron, se consumía sin freno el último cigarrillo, o incluso cuando la copia de Eva en su cama se ponía el pantalón y dejaba que su ajetreado pene se pusiera su cobija de piel en señal de descanso. El amor era como estar enfermo y jodido porque creaba  adicción, y el cuerpo cambiaba, y la boca sonreía sin querer, y él se sentía como un niño a punto de cumplir años. Lo más difícil de entender de este amor fue saber que una desconocida de sopetón se convirtiese en la criatura más relevante de su vida, en un ser caliente y apetecible, y sus extraños pies terminaran bajo sus mismas sábanas, su aliento en su boca, su pelo en la ducha y su ropa en las cuerdas del patio; y todo este proceso fue celebrado por dentro con creciente alegría, y cada discusión apagada por besos largos de perdón, y cada mañana costaba creerse que todo esto le estaba sucediendo a él.

A Nacho se le olvidaban con facilidad los nombres de las mujeres que llevaba a la cama, y sabía que olvidar un nombre era una forma de hacerlo desaparecer,  de convertirlo en silencio. Él se divertía proponiéndole a  sus chicas que se dejaran llamar Victoria, algunas se lo permitían, y otras pensaban que eso era una locura, pero en el ardor del sexo la mayoría se dejaban llamar de cualquier forma y entraban en su teléfono móvil como Victoria_Padel , Victoria_Chile, o Victoria_lunar_boca.

Él sentía que su colección de mujeres era una debilidad heredada de su padre, el difunto Ulises Corbacho, un hombre que todos aseguraron que hasta su última hospitalización siguió siendo guapo y seductor, y por lo mismo, detestado por la fiebre de amores que les contagió a las dos mujeres que se lo disputaron antes de que la muerte lo cableara por todos sus orificios.

La historia de Ulises Corbacho como galán empezó en su graduación como arquitecto, al que acudieron en manada sus familiares, y presenciaron cómo una de las estudiantes, con el cartón en la mano, lo llamó maricón delante de todo el público. Ulises destapó del todo sus ojos, pero no fue capaz de contestarle porque su padre se precipitó hacia él hervido de rabia, ofendido en su orgullo más genital lo coloreó a bofetones, y esa misma noche lo llevó de putas.

Y entre presionado y conmovido por  lo que había escuchado, el tímido Ulises Corbacho consiguió su diploma como copulador con una mujer que, como una ilusión, despareció de aquella casa de citas sin dejar ni su olor en los cajones de su ropa.

Desesperado al no encontrarla y adicto al cigarrillo, el apuesto Ulises terminó por acceder a las artimañas de su madre para casarlo con Felisa Ballesteros, la hija de un banquero amigo de la familia, y de aquella forzosa unión nació Nacho, quien tendió siempre a querer y admirar a su padre, aquel hombre que no había podido decidir nada en su vida, y a mantener una relación de larga distancia con su madre, a quien le unía un trágico cariño vestido de pena.

En suma, la afición al sexo de Nacho derivaba tanto de Ulises como de Felisa, su exquisita madre con olor a laca de pelo, que cada dos días en su llamada nocturna alentaba a su hijo a que tuviera un bebé, aunque fuera con una extranjera, porque la conclusión a la que llegó después de que Ulises le confesara su dilatado amor extraconyugal, fue que lo único que contaba en esta vida eran los hijos, porque ellos no se podían divorciar y mucho menos ser infieles a sus padres; ellos sí compartían la misma sangre, no como los esposos, que eran un accidente tan azaroso y difícil de explicar como el mismo amor.
Imagen

William Paxton

Y de Fini pasó a Rosana, y después de la insaciable Rosana vinieron otras, hasta que una noche de sábado, entre malas copas y cigarrillos de más, Nacho vio salir a una chica que, al rozarlo para escapar del baño de hombres, soltó una risotada que se le clavó dentro.  Al cerrar la puerta, Nacho pudo darse cuenta de que aquella chica de risa con aroma a fresa había olvidado su bolso en el lavamanos.

Intentó atraparla, pero la muchacha se escabulló entre la gente y, en cuanto cruzó por la puerta, se trepó en un taxi desvaneciéndose entre la luz mineral de la madrugada.

Más de media hora tardó Corbacho en coger un taxi, y al llegar a su casa abrió el bolso. La chica llevaba un llavero roto, una caja de chicles, un móvil destartalado, y un carné de identidad que la presentaba como Virginia de Mayo; y esto último hizo reír a Nacho antes de quedarse dormido.

A las ocho y diez de la mañana el móvil de aquel bolso empezó a repicar.

— ¿Si?— respondió Corbacho con voz de oso.

— Hola. Mira, soy Virginia, la dueña del móvil. ¿Quién eres?

—Soy Nacho. Tengo tu bolso también.

—¡Ya lo sé! Dime cuándo me puedo pasar a recogerlo porque me he quedado sin llaves y no puedo entrar en casa.

—Puedes pasarte por la mía. No tenía pensado salir.

—Vale, Pancho, voy para allá.

Un cuarto de hora más tarde, la eufórica Virginia, con voz de no necesitar dormir nunca, llamaba de nuevo a Nacho desde un taxi porque había olvidado pedirle su dirección.

Los minutos que tardó el timbre en sonar fueron agónicos. Nacho los gastó en tender la cama, lavarse los dientes, recoger los calzoncillos húmedos del tendedero, ponerse unos zapatos, darse cuenta de que desentonaban, y al final se descalzó para recibirla, una costumbre arriesgada que su madre hubiese tildado de pésima educación, pero que a él, como conquistador sin pudores, le había resultado infalible con la mayoría de las mujeres, pues la mayoría de los hombres tienen pies horribles, engarrotados y con penachos negros y peludos creciendo en sus dedos, por no hablar de sus uñas, que por lo general parecen cortadas por algún roedor asustadizo, que se las ha dejado afiladas y tan irregulares que pareciera que cada una proviniese de hombres distintos. Pero los pies de Nacho no eran así, los tenía cuidadísimos, tersos como una bufanda de lana blanca y con las uñas redondas, perfectas, coronando sus dedos dibujados con primorosa simetría escultórica. Una lástima que al llegar Virginia con sus botas de mosquetero se los hubiera pisado hasta destrozarle el meñique. Nacho se quedó sin aire al tener de cerca a la chica electrizante, ahora más pálida de piel, y con el pelo dos tonos más negro, hasta casi parecer azulado.

Al recibir su bolso le regaló la segunda de sus sonrisas y quizá la más desquiciante, porque mientras Virginia se movía con insólita comodidad por el pasillo del apartamento, revisándolo todo a golpe marcial de bota, Nacho empezó a sentir que su guarida se hacía más diminuta con cada paso que ella daba, y terminó por apoltronarse en el sofá cuando sintió que ese espacio le pertenecía más a la chica de Mayo que a él mismo.

—Me gustan esas fotos- alcanzó a comentar la chica. ¿Son tuyas?

—Nacho, aplacando su agitada respiración, dudó si debía fingir una arteria de fotógrafo, pero prefirió decirle la verdad: las fotos son de Fidel, un amigo. ¿Te apetece un té o un café?

—Vale, gracias—, respondió Virginia con la alegría de los que empiezan a disfrutar de un plan improvisado. El muchacho le calentaba las hormonas, pero apenas recibió su tacita verde de té, Virginia se lo tomó con tres sorbos.

—¿Se te ha olvidado otro bolso?—, preguntó Nacho acercándose a ella con ojos de querer zampársela a bocados.

— ¡Mis padres! ¿Hoy es 22, verdad?

—Sí. Domingo 22—, respondió Ignacio sin subir la mirada —juega el Manchester contra el Barcelona.

—Tengo que conducir tres horas para verles. Hoy es la bendita comida del mes, la última se me olvidó y no sé si ya me habrán perdonado. Soy hija única, ¿sabes?

—No lo había notado—, dijo Nacho.

—Bueno Nacho, más que encantada—, lo despidió sólo con un beso porque se produjo un chispazo al juntarse sus mejillas, y casi de un salto Virginia despareció por el pasillo.

 

Nacho no podía mover su dedo del pie, pero no dudó en salir a tomar el aperitivo con su amigo Fidel, y cuando cojeó para comprar el periódico, y mientras siguió cojeando de un bar a otro hasta terminar casi borracho el partido, se acordó de su extraña mosquetera, quien iba a pasarse seis horas conduciendo para luchar  contra  sus olvidos.

—¿Pero no me dices nada?

—¿De qué?—, le respondió Nacho a Fidel mientras intentaba zambullirse de nuevo en la conversación.

—Del trabajo que me han ofrecido.

—Ah. Pues si te pagan lo que te han dicho, hazlo, ¿qué tiene de malo estar con una productora de porno?

—Ya te lo he dicho Nacho, no quiero hacer carrera en ese mundo. ¿Te imaginas que aparece mi nombre y la gente empieza a saber que se trata de mí?

—Nunca he visto que incluyan a los editores en los créditos del final en ese tipo de películas.  Aparte, ¿quién se los va a leer? Esas pelis son como lo que comen los argentinos, el dulce de leche, con un poquito te basta. Si te preocupa mucho, pues cámbiate el nombre, o ponte el de alguien a quien detestes.

—¡Por fin me das una idea! ¿Qué tal anoche?

—Raro—, respondió Nacho sin saber qué más decir. —Conocí a una despistada que terminó en casa esta mañana y que me tiene trastornado.

—¿Quién es?

—Tiene un nombre feísimo, se llama Virginia.

—Fidel empezó a reírse hasta que en el último minuto el partido terminó empatándose y a los dos se les quedó cara de tontos, especialmente a Nacho, quien no pudo ponerse de pie sin sentir dolor después de haber conocido a aquella mujer.

 

La chica de eléctrica sonrisa de fresas, que sabía doblar el tiempo, hubiese alcanzado a tomarse tres tazas de té, comerse un par de pastelitos, y hasta dedicarse a elegir alguna de las películas de Nacho, antes de salir a buscar su coche escacharrado por la velocidad;  pero lo que descubrió en aquel apartamentito le anulaba su nerviosa voluntad por permanecer con ese encantador rescatador de bolsos. Virginia pudo olerle los pensamientos de su cuerpo, convertidos en enormes espirales de caramelo por tocarla, o por sentirla cerca y acostarse en su regazo de virgen posmoderna, pero pronto empezaron a asomarse las sospechas de que estaba coqueteando con alguien que no andaba soltero. Sus ojos repararon en una mascarilla para rizos que había en el baño, no tardaron en ver aquella cajita de madera en la mesilla con pinta de joyero, y en sospechar de las galletas de algas que vio de refilón mientras Nacho le preparaba el té, pero en cualquier caso, lo más insoportable vino al cerrar la puerta y encontrar que, en efecto,  en el casillero del correo Ignacio Corbacho aparecía acompañado por una tal Abril.

Tardó más del doble de lo que solía  en llegar al pueblo de sus padres porque los antojos la detuvieron, un poco de queso en una gasolinera, más tarde una caja de galletas, una ración de morcilla para matar el hambre y hasta cuatro cervezas se encargaron de hacerle más pesado el viaje, pero al final, y ya con el apetito escondido, entró en aquella casa oscura, con olor a madera vieja y a cuadritos de punto de cruz vestidos con telarañas, en la que creció y de la que huyó sin remordimiento tras anunciar que quería estudiar Bellas Artes.

Los padres de Virginia continuaban como dos cuadros, con la quietud hermosa de los viejos y la conversación anclada en los años anteriores, como si más que dos seres vivos fueran dos recuerdos. El cocido estaba bajo en sal, como desde el año 93 en el que algo por fin experimentó un cambio, y los señores tuvieron que hacerle caso a la hipertensión. En realidad no eran tan viejos como parecían, pero la vida se había encargado de hacerles llover canas, de romperles la piel de pera amarilla con arrugas trazadas con cincel y, más que otra cosa, les había guardado los días de risas, juegos y paseos en un cofrecito que se les había perdido treinta años atrás.

—Estás muy flaca, hija- le dijo el padre a Virginia.

—Peso lo mismo que hace diez años papá.

—¿Y qué tal la exposición? ¿Se vendió algún cuadro?—, dijo con voz parsimoniosa su madre.

—Dos, pero quizá sean tres—, apuntó con orgullo Virginia. —La galerista me ha programado otra exposición para dentro de ocho meses. Me ha ido bien, y esta vez sí que creo que os hubiera gustado.

—No es que no nos guste lo que pintas—, añadió el viejo tomándola de la mano. —Es que no lo entendemos. Tu madre directamente dice que tus pinturas están sin terminar, pero te apoya tanto como yo.

—Ya sabes que a mí me hubiese gustado que te quedaras con nosotros aquí en el pueblo. Muchas de tus amigas están trabajando, una está de maestra de escuela, y la otra, la morenita, está encargada del vivero que abrieron en la carretera. Chicas normales, no visten con esos trajes tan locos que  llevas—, dijo la madre poniendo unos hojaldres en la mesa —pero es que la ciudad es así, la moda, las tiendas, los bares, la falta de escrúpulos. No hay tranquilidad como aquí. Pero bueno, así es nuestra vida. Dos hijas, y las dos decidieron irse de nuestro lado.

Sexys Mujeres Con Faldas Arriba - JUST FOR LAUGHS - «Youtube Camaras Ocultas»

—¿Ya estamos otra vez?—, dijo el padre golpeándose la frente.

—Deja papá, a mamá le sirve hablar de eso.

—No le sirve, por el contrario, ahora anda hablando a toda hora de Virginia, que por cierto cumplió treinta y cuatro años y no fuiste a verla al cementerio.

—Virginia no necesitaba ir al cementerio a ponerle flores a su hermanita muerta. La veía y la sentía cada día. Sin embargo, en el único lugar en que su hermana no entraba, ni asomaba la cabeza, era en la casa de sus padres. Allí no quedaban más que los vivos, que vistos desde lejos, mientras Virginia robaba botes de pisto de su madre, parecían dos almas inertes sufriendo por una desaparecida niña que seguía subiendo las escaleras sin jadear y  que se mantenía en los mismos dieciséis kilos sin necesidad de probar la comida.

 

[La primera ilustración viene del blog jlgaliano; la segunda y tercera se tomaron de Arte, Desnudos y Algo Más, de Flickr; la cuarta ilustracion viene del sitio Foro de Arte Historia; la quinta y última foto se extrajeron de YouTube Cámaras Ocultas]

 

María Paz Ruiz Gil. Nació en Colombia. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra y Máster en Estudios literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Ha dedicado siete años de trabajo a escribir dos novelas. La primera, Memorias de Soledad, está pendiente de ser publicada, pues hay dos editoriales que han demostrado su interés en ella. Se trata de un ejercicio de ficción que tardó cinco años en ensamblar, y que narra los vacíos de la identidad y de la pertenencia encarnados en la piel de una universitaria, Soledad, una muchacha fantasiosa que termina canjeando su vida para poder degustar los sabores reservados para los emigrantes y destapar biografías ajenas. Su segunda novela, De padres y otros fantasmas, concursa en un premio de narrativa. Ésta es una pieza coral que encara con nuevos acentos el tema de la muerte y la relación que hay entre padres e hijos. Tiene una voz más personal, un estilo más directo y una mayor complejidad en la trama y en las relaciones que se tejen entre sus personajes. María Paz es colaboradora de Letralia, corresponsal en Madrid para la revista Exclama, da vida a un blog de microrrelatos en El País llamado Diario de una cronopia; es columnista de la revista colombiana Paramí, y publica sus microrrelatos en el Magazín de El Espectador.

© 2011, Maria Paz Ruiz Gil. All Rights Reserved.

 

 

 

 

Series NavigationEl silencio de los poemas/que los poetas olvidanCuando desato los oscuros lazos

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores