Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

Amo las cosas sencillas de la tierra

Martes, agosto 16, 2011
Por
This entry is part 9 of 16 in the series Número 15, agosto de 2011

Poesía.

Por Arnulfo Quintero López…

 

 

 

 

 

 

 

 Determinaciones Posibles

«Vayamos, pues, tu y yo cuando la tarde se haya tendido contra el cielo como un paciente eteriado sobre una mesa de quirófano»

 T. S. Eliot

Una noche cualquiera es posible determinarse por el sueño, alargar las manos hasta los que nos interrogan en silencio. Perder el temor y establecer la suerte del que vino una tarde a decir cuál viento cargaría el reclamo de los hombres que sin suerte no están en el sitio por donde pasaría el vendedor de cielos.

En la misma forma otros se determinan por la muerte y enton­ces la oscuridad es el pan cotidiano, más, los niños en las calles tergiversan el sentido de su acción y vuelven a sonar cascabeles de fe.

Yo por mi parte extiendo la mirada hasta los nunca que señalan tus ojos creyendo hacer posible lo que aprendí en mis días de infancia, cuando escuché que el amor era posible aún en tardes de tormenta.

Ahora que concurran los que niegan la vida despojando la flor de su sonrisa. Estamos en la ausencia-presencia pero quizás mañana retomemos el canto y entiendan los amigos-enemigos por qué abandoné el odio y amé en ti todas las cosas sencillas de la tierra.

 

 

Destino Inverso

Ella indescifrable, por las tardes apenas se anuncian los grillos con su canto, se aparece en mi casa: Desnuda como si no existiera, con un poco de luz entre sus dedos, casi como un río cuando se aleja

Ella no tiene posibilidades para el olvido. En un tiempo que intuyo muy lejano también vino a buscarme y sucumbió al encanto de mis ojos.

Ella tiene una extraña costumbre de brindar conmigo. En mis noches de hastío llega solitaria, silenciosa, con su rostro de prostituta en celo se podría decir que es una muerte cualquiera, pero es la mía y yo la amo también a mi manera.

 

 

De espaldas al miedo

 

A Diomarina

 

Uno anda por ahí de espaldas al miedo. Sabe que el lugar fue señalado de antemano y sin embargo en cada señal se juega.

Uno entiende que no es posible descender al infierno del Dante y acepta a este como el único y cierto.

Uno sabe que lo fortuito de un reencuentro puede ser el posterior desgarramiento de un «te quiero» y se juega la suerte en unos ojos donde se trasmuta la sentencia del juego cotidiano de nacer y vivir siempre olvidados de la muerte.

Uno comparte su espacio con los necios y defiende el poema con canciones y vinos, sabiendo que el olvido es quizás la única posibilidad: el Traspié definitivo.

Uno está allí donde nadie escarba: donde se multiplica la piel de las serpientes.

Uno ha arañado las gotas de rocío. Ha descuidado sus pasos y no ha logrado explicarse el por qué de la derrota.

Uno a veces se cansa de sostener palabras y con último aliento decreta en estado de sitio a la esperanza.

 

 Pórtico

 

«Bébete la vida…

No hay que dejar

que el camello de la tristeza

pase por el ojo de nuestros corazones»

Víctor Valera Mora

 

A esta edad

pasado los sesenta

alto, gordo y hermoso

me celebro

 

Desnudo

me muestro

al mundo

como grano

de trigo

e invito

a mis amigos

que embriaguen

sus sentidos

y dignifique

por favor

la irreverencia

A esta edad

en que me juego

las señales

llamo a subvertir

el orden

de los cuerdos

y en nombre del amor

declaro formalmente

que este sea el año

de pasiones abiertas

para que los muchachos

puedan amarse

en los jardines

Ahora

cuando ya nadie

combate mi destino

y conviven el pez

y la tortuga

espero

que cada poema

se recicle en ternura

Por eso

y porque me da la gana

reclamo mi derecho

a reírme de los necios

y a embriagarme

con el licor

que me brindan

los labios

de la mujer

que amo

 

 Acuerdos de amor

 

«Sin rokolas y sin vinos

todo abandono carece de sentido»

Julio Jaramillo

1

Acuerdo contigo

lo del olvido

y repartir

las menudencias

de la casa

Déjame el silencio

o el grito

y rompe las flores

que te compré en abril

 

2

Ven

hay una noche

sedienta de tus pasos

acuerda con ella

cualquier cosa

Yo te diré luego

qué fue de las sombras

y de los duendes

que no se van contigo

 

3

Acuerda

no quererme

no retornar jamás

Mi amor queda silencio

transparente y frío

como un muerto

de invierno

 

4

En la penumbra

los cuerpos

sin amor

se desgastan de tristeza

¿Qué se podría

acordar con ellos?

Acaso el reloj

o la muerte

con su rostro

de canción melancólica

tengan la respuesta.

 

 Del Olvido

 

«Fue una lástima que tu no me quisieras,

Ha sido el mayor que lástima del mundo»

                                                                        E.C.L.

1

Cuando

llegue el olvido

lo detendremos

con cadenas

lo encerraremos

en un cuarto

sin ventanas

pero, y si escapa?

 

2

como la primavera

portando

olores nuevos

sonrisas

como la luz

como la lluvia

en noches de verano

 

 

3

Te fuiste

de una forma

tan simple

como se han ido

años

meses

días

horas

como los ríos

dejando afluentes

de nostalgia

como el recuerdo

cuando viene

el olvido

 

4

Partimos

para no volver

y sin embargo…

 

5

En mi cuarto

la telaraña

cubría

los espacios

De mis dedos

brotaban raíces

de nostalgias

 

 Presencia

 

La muerte

es una presencia

gris

oscuro

son

tus

ojos

 

Entre el trago

de cerveza

y

el

abismo

tus ojos

la muerte

y esas canciones

de bares

rompiéndonos

la noche

 

 

Mientras puedas

 

Mientras puedas cantar una canción

ve al corazón de la serpiente

 

Cuando no haya lugar para tu risa

que cada quien cargue

su sueño

 

En el ataúd

el grito es más simple

si ocultas el temor

en el animal que sangra

 

Abre pues la puerta

y dispara a la sombra

pero antes que nada

ve al corazón de la serpiente

pues la bestia

desde su sueño

no entiende de canciones

pero acecha

 

 

B-5

 

Cuando

dijimos

adiós

no prometimos

ni el recuerdo

y hoy

que busco

tu nombre

en los boleros

viejos

siento

que el laberinto

del espejo

reproduce

el horror

y el desengaño

 

 Diálogo Materno

 

Mi madre

abrió su ojo

en su tumba

y me dijo

si ella te brinda

su veneno

dile que la flor

del mal

no puede

con tus sueños

 

Cuéntale

me dijo

entonces

le hablé de mi dolor

y mi ternura

cuando te buscaba

en las rockolas

del olvido

 

Secretos de alcoba

 

En mi primera juventud quise ser intelectual: me dejé crecer la barba, el pelo, compré unos zapatos rotos, un jean desteñido, una pipa, tres textos de filosofía, los poemas de Cuni Majaza y el libro gordo de Petete.

Ahora en mi segunda juventud profundizo mi actividad intelectual investigando sobre la muerte de Consuelo, la importancia semántica de la arepa, el sintagma nominal del cómo y el cuándo y otras menudencias de la erudición contemporánea. Por supuesto cuento con el irrestricto apoyo de mi mujer, estudiosa de existencialismo, marxismo y ateísmo.

Ayer justamente, con la ayuda de unos textos SUMERIOS —traducidos por ella— logramos esclarecer el misterio de la gallina y el huevo, además de precisar de forma exacta el porqué unas son de cal y otras son de arena. Sin embargo hemos optado por guardar estos secretos por no saber qué usos daría esta humanidad en pie de guerra con tan importantes descubrimientos.

 

 

«Como a sensatos os hablo,

juzgad vosotros lo que digo»

                                         I de Corintios 10,15

 

Ay de aquel que en su corazón

no tenga lugar para la poesía.

De seguro les digo:

aún estando vivo está muerto

 

 

Unos dicen: «poeta que hermoso verso»

pero en sus ojos solo brilla la desidia.

No tienen tiempo para el poema.

Su sueño sólo abarca la casa nueva,

el carro de lujo, dólares y joyas

para una mujer que se aposenta

con las sombras.

 

 

La mujer que comparte el lecho de un poeta

y lo llena de amor,

ha simplificado su camino al cielo.

En verdad les digo

en mortales brazos sufrirá

el hastío de los siglos

 

 

Quien justifica las ofensas es un cobarde

Por eso les digo:

cuando te peguen en la mejilla derecha

pon la mejilla izquierda y cuando

el muy desgraciado también te pegue en ella,

saca tu revólver y dale un tiro en la cabeza.

 

 

Muchas mujeres me aman, de allí que

muchos hombres envidien mi suerte

 

 Cuando ella partió, en su desolación

el poeta desenfundó su última palabra.

Herida en la frente, la lejana amante

no entendió el golpe del olvido.

 

 

Invoqué palabras que te hicieran

comprender que quien bebe de de la copa

vacía no saciará nunca su sed.

O lo  más simple: quien no ama está muerto.

 

 

La arrogancia sincera es la más grande virtud

que Dios concede al hombre

dijo un poeta en su momento.

Cuando los genuflexos pasan frente a mí

comprendo las razones del poeta y sonrío.

 

 

 

De tango y olvido

 

Como un tango

tu cuerpo

parte de mis manos,

en el recuerdo

una nota olvidada

al son de la orquesta

desliza en nuestro lecho

un punto de luz

 

En el sonido

del violín

tu silueta

juega con mi piel

mientras la canción

va con la noche

dejando atrás

viejos acordes

 

Como un tango

toda

mientras Gardel

sonríe conmigo y canta

 

 

Balada de la tarde

 

La muerte

juega con la luz

y apaga mi destino

mientras los días

cargan su ancestro

de neblina y lluvia

 

Cuando se refleja en la copa

el invierno cambia

y celebramos juntos

 

En el amanecer

el grito no la aterra

y cuando la invito

a compartir mi lecho

juega con mis manos

y nos convocamos

para un próximo encuentro

 

La muerte

tiene un rostro

de noche sin mañana

casi como un río

que duerme

 

A veces llega con el viento

y se diluye

o me dice “querido amante

hoy no estaré contigo”

y su indiferencia golpea mi alma

 

Puedo decir

que la muerte

tiene fiebre en el ojo

y angustia

por mis amores idos

Lo que no sabe

es que le estoy

latiendo en la cueva.

 

 

Suerte en espera

                                     A Dory

Si te sorprendes

cuando vuelvas

salta del camino

y busca

 

Si alguien

te espera

domina el impulso

pero juégate

la suerte

 

Ser de quien

en todo caso

será la duda

 

 Vuelta de página

 

I

Celebro mis derrotas

cuando  de amor

se trata.

Santifico mi nombre

y no cambio mi destino

aunque las murmuraciones

se entrecrucen.

A la envidia

le abro la puerta

y si tomo una copa

entre serpientes

es sólo mi costumbre

de ahuyentar el desamparo

con un trago.

 

II

Celebro  el calendario

cuando el tiempo

confunde la montaña

con los bordes de la vida.

Pero los fariseos

que joden el amor

no cenan en mi casa

pues viven sin vivir

y no saben de tu encanto

ni de la mariposa

que ayer voló conmigo.

 

 

III

Celebro a los hipócritas

que están amaestrados

pensando que engañan

pero no engañan nada

sólo divierten.

 

IV

Celebro a las beatas

que el domingo en la misa

en el nombre del padre

y pensando en el hijo

santifican el amor

pero no aman,

simplemente

recrean el desengaño

y masturban el alma.

 

V

Celebro la palabra

que hizo posible

la sonrisa

y el fuego;

que conjugó las sombras

para que mis días no fueran tristes

y tu cuerpo la frontera

entre Dios y mi otoño.

 

 

VI

Celebro mi arrogancia

y los dividendos

que cobra el destino,

el vino y la mujer

en la magia del amor

y el gusto de mis besos.

VII

Celebro los espejos

donde soñar nada

nos cuesta,

la rockola

que revive los recuerdos

y el desenfado

como brinda una mujer

en la oscura barra

sin nombrar ni mirar.

 

VIII

Celebro las sombras

volando hacia la muerte

marcando olvido

tras de sus pasos.

 

 

En lo solo

 

Vengo de la casa sola

hoy el bosque y sus fantasmas

no celebran mi corazón

sobre los rieles.

 

Con mi vida sin cauce

si la siembra del amor

pierde sus frutos

iré de lo triste

hacia lo amargo.

 

Sé que de la casa

los oficiantes

encienden el enigma.

 

A mi paso

el destino

tiene la última palabra.

 

 

 

Mientras escucho

una vieja canción

Para mi hijo:

Miguel Ernesto del Santo Nazareno

 Más allá

de donde nacen las palabras

hay un lugar escondido

en las ventanas

donde el amor y tu sonrisa

son un sencillo

trazado de ternura

una pequeña luz

que alegra mis mañanas.

Esa risa y tus manos

cuando rozan mi cara

ahuyentan el hastío

y olvido el invierno

que camina conmigo.

Mas allá

de donde inventaron el amor

estamos juntos

y un día

cuando el hombre recobre su ternura

desterrando el odio y su veneno

estaremos yo, desde el silencio

vigilando tus pasos

tu, multiplicando mi simiente

al compás de las canciones

que te enseñe en abril.

Más allá

de esta copa de vino

que bebo al escribirte

está la fantasía de un mundo

que te inventé esta noche

para arrullar tu sueño

en el nombre de Dios

y las palabras

 

 Enigma

 

 

Preguntó sobre el color de los árboles

verdes creo,

respondí

mirando sus ojos

como quien descubre

lo efímero

en el fulgor de unos senos

revestidos de sol.

 

Cuando regrese del éxtasis

las hojas volaban en el bosque

buscando el camino del mar

y yo repetía en mi gusto

el sabor de tu pubis

lo hermoso de tus ojos

verdes creo,

negro el misterio.

 

 

Oferta

 

 

Me dijo ámame con un dejo de voz

que apenas rozaba la canción.

Pasajera de una despedida

traía en sus pertenencias pequeñas sombras

no aptas para guiar un naufragio.

 

Ejercitaba su voz en la mañana

mientras el amante en turno

poblaba la rockola

con canciones de Isaías y el negro Hermoso

nostálgicas

y tristes.

 

Lo demás eran ofertas de mercado:

labios a tres centavos y noches de amor

refrigeradas.

 

Ella sin entender

sólo pedía un poco de amor,

y yo desprendido de los prejuicios viejos

le ofertaba mi noche

sin develarle el misterio

del abismo.

 

[La ilustración fue tomada de la página web Gatos & Pulgas]

[Palabra Abierta agradece la colaboración del poeta venezolano Laurencio Zambrano por haber enviado este conjunto de poemas de Arnulfo Quintero López]

 


ARNULFO QUINTERO LÓPEZArnulfo Quintero López
. Nació en Barcelona, estado Anzoátegui (Venezuela) en 1949, para vivir en la ciudad de Barinas por siempre. Poeta y Abogado Especialista en Derecho del Trabajo. Presidente de la Asociación Civil  Instituto Barinés de Cultura y  Bellas Artes. Director de la REVISTA LA PALABRA. Poesía adentro.   Vocero de la Red Nacional de Escritores de Venezuela y docente universitario. Autor de los siguientes libros: Del lado allá del vuelo, Del lado allá del canto, Del lado allá del tiempo; Versos de la Taberna del Camino del Olvido; Como un rayito de luna; La esencia del hueso perdido; Adverbios y AZARES  y De la noche y otros  lugares (antología).

 

©Arnulfo Quintero López. All Rights Reserved

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Series Navigation“La eterna parranda”: el reverso de la monedaPoemas escogidos de Ramón Elías Pérez*

Tags: , , , , , , , ,

One Response to Amo las cosas sencillas de la tierra

  1. elvis on Domingo, agosto 21, 2011 at 5:23 AM

    Hey There. I found your page searching with yahoo. This is an extremely well written article. I will be sure to bookmark it and return to read more of your useful info. Thank you for sharing it. I will absolutely be back again.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores