Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

De tu vientre hacia la luz

Domingo, mayo 8, 2011
Por
This entry is part 20 of 21 in the series Número 13, abril de 2011

Poesía.

Por Manuel Gayol Mecías

 

Con estos poemas, Palabra Abierta felicita a todas las madres

 

 

 

 

 

hacia-la-luz

 

XII

(Perennidad de la fábula)

Aún quedan cosas por decir:

como criaturas humedecidas por la densidad

del río

espacios que han volado sobre el tiempo

—empinados como torres blandas

se depositan en el museo de la memoria.

Que la fábula es un momento breve

no es cierto.

es un unicornio que va creciendo

con los años

dejando su imagen que retorna

con ese agasajo de traer estrellas

sobre su cuerpo envejecido

(pero esta no es la vejez que

se diluye

sino aquella que renace

en el encuentro de

la espiral).

Y el viejo unicornio

es decir, la presencia

de esta fábula

se rehace con la nueva geografía

con la nueva faz

del esplendor humano.

cuerpos y espacios que se cambian

palabras

este amor de la raíz con la tierra:

Mi pueblo y mi madre

como un solo árbol

sembrado hasta la muerte

un sagrado juicio en las lanzas de mis ojos

sentido del origen familiar

perennidad de la fábula

hacia la más cercana realidad.

 

 

XIII

Hoy recuerdo y acaricio tus arrugas

ese suave grandor de tu presencia

y descubro las raíces de mi génesis

 

Las raíces que vienen de las remotas

comarcas

donde el trueno incendió

los bosques

donde una estrella fugaz

iluminaba, de pronto, la saga

de los hombres.

Y la ínsula, lentamente, crecía como

un caimán marino.

Allí, la niebla fue cediendo

al paso del indio y del negro

y del conquistador que laceró

la paz.

El tambor se fundía con el flamenco

y los dioses de Nigeria y Calabar

aún resuenan en las noches.

Así, la tierra fertilizó las huellas

mambisas

donde hoy

la luz congrega las hormigas

que elevan bajo el Sol granos de oro

para dar brillo a los antiguos túmulos.

 

XX

1

 

Dime, madre

¿de qué gota de mar naciste?

Si yo he contemplado el rigor

de mi abuela

los ojos de cobre

en doña María.

Ella altivamente incógnita

con sus historias de esclavos y cimarrones

delirando en inglés.

Abuela rígida en la cama.

¿Un vegetal arrepentido de Norteamérica?

Doña María con su español anglicista

y viceversa.

Abuela en los laberintos de Dédalo

envuelta en un estatus atávico

pero hermosa como una luna de Valencia.

Abuela soberbia en el pasado

aún duerme en su retrato…

así parece, madre…

no la despertemos.

 

2

 

Quizás el abuelo sea la lluvia amable

en tu mirada.

Abuelo Manuel con ese sino del germen

bondadoso

rehaciendo los dignos secretos.

¿Qué has hecho para derramar el lago

de la vieja virtud

y recibir y transformar el gesto distante

el gesto del padre

y de otros abuelos hispanos

que nunca han permanecido ocultos?

(desconocidos abuelos que también

requieren una historia).

 

Ahora veo mejor el rostro de paz

en el ángel de tus ojos

y escucho la leyenda de la luz

en tus labios.

Sé que eres la cita del árbol

la corteza, la raíz posible

que besa esta tierra.

 

Sí, madre, silencio…

Hagamos silencio nuevamente.

 

 

XXI

Estoy convencido de que eres

la posibilidad que nunca he sido

esa intención del imán

al que no puedo resistirme.

 

Como un torbellino he buscado el verde camino

y solo he sido un ingenuo viajero

difuminado en la neblina

una mano que tiembla, quizás

ante la muerte

pero alguien que Salió del útero

dispuesto a todo

incluso, a precipitar su perfil

en el crepúsculo.

 

Tu voz es la hebra

por donde regreso de la ojerosa

penumbra.

Tú que convocas la paz

para acabar la muerte

y que la oruga se transforme.

Tú, madre, que perforas el grito

y articulas la ternura

a pesar de la angustia.

 

Tú serás la isla nueva.

Por ti he aprendido

que hay una marcha cómplice

labrando las rocas.

 

XXII

Porque la vida es un tumulto

una trepidación que borra las oscuras aguas

donde el hombre se yergue

y muchos crecen como la ciudad.

 

Y yo ansío la vibración del Sol

esa señal que recomienza en cada instante

y nos lleva hacia el reino de la verde montaña.

 

Pero antes, qué raro el mundo

en medio de la noche; el mundo

a veces

como un pozo, donde en el fondo

hacían ondas dilatadas los turbios

humores

donde proteicas estructuras

ocasionaban

complejas formas, grotescos

movimientos

que fueron hilvanados para asaltar

con saña

el ámbar de los ojos: los ojos

de otros; mis ojos también, excepto

los tuyos

que son los ojos de todas

las madres.

 

XXIII

Porque tu sola presencia, dormida

desvanece el cieno de mi rostro

porque la neblina se convierte en el rocío

depositado sobre la yema de mis dedos

porque se llena de sentido el amanecer

y te toco y tú despiertas. Y es entonces

que en la mañana vemos

el mundo girar bajo los pies, hundirse

las algas de la soledad bajo miriadas

de cuerpos anónimos.

Y nos salimos del miedo onírico

a la mirada invisible

a los carcomidos pensamientos.

Y tú y el mundo

(la Isla en el futuro esplendor)

se funden en el agua

—clara y vasta

que lava mi impaciencia.

 

Imagen

 

XXIV

Y hoy, madre, me basta tu voz breve

tu mirada lánguida

y tus pasos de nube.

Ese hondo eco del tiempo

asomando en la memoria.

Tu cuerpo reclinado en el sofá

vigilando la prisa del viento

y tus escarchas como hilo de algodón.

Gracias por tu sentido deseo de amar el mundo

ese tacto tuyo que deslinda la muerte de los sueños.

Qué decirte, madre

sino que la pupila agradecida

reconoce el comienzo, eterno, de las cosas

la pupila que es el viaje y el regreso

esa luz que vierte la palabra

tan honda, tan terca —a veces

como la mirada de un ciego.

Hoy me basta tu voz breve, sí

el agua en tus días de lluvia en el aliento

las ancianas ventanas de tus ojos

con esa intuición solar del árbol

ventanas abiertas a nuestra presencia

y a la sangre interminable de la ínsula.

Qué ofrecerte

sino este ancho beso cotidiano

donde toda áspide queda fulminada

donde los misterios se disipan sin turbar el pensamiento.

Qué mereces

sino esta congregación familiar

este ímpetu de pueblo abierto a los pueblos

este amor bien profundo

que partió de tu vientre hacia la luz.

 

[La primera ilsutración se tomó de la página Terapias Naturales y Algo Más y la segunda foto ha sido tomada de la página Fonditos]

 

Manuel Gayol Mecías es el director y editor de Palabra Abierta (ggayol27@yahoo.com).
Escritor y periodista cubano. Graduado de licenciatura en Lengua y Literatura Hispanoamericana, en la Universidad de La Habana en 1979. Fue investigador literario del Centro de Investigaciones Literarias de la Casa de las Américas (1979-1989). Posteriormente trabajó como especialista literario de la Casa de la Cultura de Plaza, en La Habana, y además fue miembro del Consejo de redacción de la revista Vivarium, auspiciado por el Centro Arquidiocesano de Estudios de La Habana. Ha publicado trabajos críticos, cuentos y poemas en diversas publicaciones periódicas de su país y del extranjero, y también ha obtenido varios premios literarios, entre ellos, el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) 1992. En el año 2004 ganó el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano, de Nueva York, por “El otro sueño de Sísifo”. Trabajó como editor en la revista Contacto, en 1994 y 1995. Desde 1996 y hasta 2008 fue editor de estilo (Copy Editor), editor de cambios (Shift Editor) y coeditor en el periódico La Opinión, de Los Ángeles, California. Actualmente, reside en la ciudad de Corona, California. OBRAS PUBLICADAS: Retablo de la fábula (Poesía, Editorial Letras Cubanas, 1989); Valoración Múltiple sobre Andrés Bello (Compilación, Editorial Casa de las Américas, 1989); El jaguar es un sueño de ámbar (Cuentos, Editorial del Centro Provincial del Libro de La Habana, 1990); Retorno de la duda (Poesía, Ediciones Vivarium, Centro Arquidiocesano de Estudios de La Habana, 1995).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Series NavigationLa gravedad y la gracia de “las miradas perdidas”, en Fina García MarruzLa patria es una naranja

Tags: , , , , , , , , ,

4 Responses to De tu vientre hacia la luz

  1. Cristobal Swenceski on Jueves, mayo 19, 2011 at 7:45 PM

    bulky weblog you sit on

    • Manuelgayol on Lunes, mayo 23, 2011 at 7:20 AM

      Thanks a lot, you are very kind

  2. Hailey on Sábado, mayo 21, 2011 at 7:20 PM

    Pretty good post. I just stumbled upon your blog and wanted to say that I have really enjoyed reading your blog posts. Anyway I’ll be subscribing to your feed and I hope you post again soon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores