Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

Diez poemas de Gabriel Lerner

Sábado, enero 30, 2010
Por

Poesía

This entry is part 2 of 19 in the series Número 4, febrero de 2010

De: El Ciclo del Amor / 2009

 

 

 

 

 

 

 


***

***

Hoja blanca

***

Estás dentro de mí, constante curvilínea

alada consciente, blanca

metamorfosis de un ala, paradoja

de lo que no fuimos

resto de la palabra.

Estoy dentro de ti

carnoso, grueso, ahogado

en nuestra savia

descanso,

descanso; ahogado,

estás dentro de mí

como el aroma que perdura

después de abarcarme

tus rezos interminables tiernos,

dedos paridos virginales húmedos

que resbalan por mi cráneo,

me quiebran sus historias de batallas.

Estoy dentro de ti

reciente, pleno,

jadeando en la semipenumbra

los miembros extendidos en cruz.

Giramos alrededor de mi cabeza

giramos alrededor de mi religión que visto

como las escamas ya disueltas

de un pescado

de nuestras muertes consabidas.

Firmo la hoja blanca.

Nadie canta. Nadie besa.

¿Y tú?


Con tu esqueleto de pájaro mojado

pegado a mi ventana

guarnecida,

involucrada dentro de esa misma

osamenta de ave líquida

adhieres tus mínimos labios mínimos

a la causa de la partida

y con mi letra de loco mi dedo dibuja

la señal de despedida

y desempaña el cristal.

Y una estrella de juguete

y un batallón de hombres tristes

nos escoltan en nuestra caída.

***

Mujer Tótem

***

Mujer hecha madera:

te conozco

ciprés, cerezo y girasol;

te deseo

crepe, leche y turrón.

Beso

cuadrado

cuadrado

arbóreo:

una vez, en medio de un frío

desperté sin agua;

el miedo azul

y allí estabas

mujer hecha madera

Totem.


***

La Luna y el sacrificio

***

Espesos vapores de tu raza

o historias macabras

o los dioses nativos

dueños de la luna y el sacrificio

Debo rodar por el piso líquido de la sala

hecho cucharita

o esconderme como chicle

pegado al pupitre de mi escuela

y si me duele el pecho

pronuncio para adentro

las palabras mágicas: nada

todavía no vengas

todo va a estar bien

le digo a la muerte

que temo vivir incierto y pesadumbre

y puede que entonces llegue la hora

una sola vela más titile y destile lágrimas

barras de dinamita

revienten mi piel en escamas

de poros abiertos y brillo de adioses

y por fin cerrar

el circuito digital de los Debes

y ya no más potros que te arrojen por el aire

ni infelices que disfracen

sus pequeñas maldades de proezas

ni la tristeza de arrastrarse por centavos

o converger en las fauces endeble

de mi horror propio y vago como niebla

morir

vivir

estirar el brazo izquierdo

y asir toda tu extensión a mi lado

en el reverso de tu puño

acariciar la planicie

sobrecogedora de tus piernas

repetir la fórmula antigua

que clausura la noche

y te protege de recuerdos y terrores

y decirme

alguna vez visitaré tu sueño

abrazaré tu viscosa pesadilla

con mi alma cortada

por el desasosiego

y yo seré aquel día

de color casi transparente

entrando por la puerta

de tu más íntima carpa

por toda la llanura

de tu miedo entrecortado

y ataré los cabos del dolor

con un abrazo adormilado

la panacea perfecta y poderosa

de los fuertes los que aman

para prevenir que regresen

los jinetes ensañados

y que atropellen con sus coces

tu ternura de terruño.

***

Botella encontrada en el aire

***

Botella encontrada en el fondo del aire

un pájaro náufrago la abandona

vuela en sopor inmenso,

perdido

respira silbando, respira silbando.

Apunta al hogar de tu ojo:

de tanta manada y peligro

tan poco mensaje y palabra

flota botella al hogar

de tu ojo para siempre

nos hundimos como ella

el aire es viscoso y pálido.

Y en el fondo de la botella

no    no

en el fondo fondo fondo

de la botella

aparecemos juntos

en un antiguo retrato.

***

El humo del hambre a selva

***

I

Los bordes de la cama se quebraron

esta noche sus labios son de barro

aplastan las puntas frías

y peligrosas de tu carne

tu cama se ensordece

te despierta

la nube de tu lecho

agita su ala rota gime

se atrasa como siempre

boca pálida pintada

fantástica fábula rojo madero

amadero su lengua de trébol

su párpado tortura uña

cede el cristal

y atrás una flecha quemada.

Ay de mi uña negra    mi llanto blanco.

Ay de mi lápiz roto     mi llanto blanco

enmudecido.

II

Recuerdo la brisa amarilla

su estupor dulce revoloteaba

encima del abismo

me arranca las hojas del libro de fotos

dejándome como quien no ha nacido

para este horror de horrores

la certeza de la muerte

la corteza del pan más amargo

un zafiro marca la raíz de mi condena

crece hacia adentro su líquido olvidado

cúmulo redondo de negrura

lápiz de lluvia

corazón reseco

agujerito negro y redondo

soba sus cicatrices

bolita saltarina

suprema azabache y vacío

somos tú y yo

y nadie más para la ternura

que nos espere

en el andén

sin valijas

o me aguante el aliento

o simplemente escuche murmure

qué bien qué bien

dé las gracias

revuelva la cucharita del consuelo

sin hacer ruido

me mande a dormir

sin beso

y con la brisa amarilla

como capullo infiel

separado de la nata que es el cuerpo

en el bosque perlado de nuestras piernas

que se inscriben

en la piedra del deseo

nació el rey del camino ajeno

hijo del desvelo y del desquicio

robándose el brillo de tu noche clara

te dejó sola para el último ronquido

rey muerto y perdedor

sin nacimiento ni futuro

nos cercenaba otro cuello

nos enlodaba en la miasma

la pérdida irreparable del amor.

III

Tanto deseo amor mío

y allí yacemos los dos

cuadrados casi de tierra apisonada

rojos de blasfemia

dos siquiera para el beso

diamantados, ennegrecidos. Carbonizados

por el humo del hambre a selva.

IV

El aire está lleno de mariposas guerreras

que trago desde el fondo del silencio

maniatado por esperanzas

engañado por la lente ciega

el veneno incierto de esperarte

aquí yacemos mi amor mi bienamada

exquisitos de tanta ternura

abrazados de estertor misterio

y en la agónica soledad de un solo beso.

Los Ángeles

***

***

De Poemas Sueltos

***

Enseñé a mis hijos

***

Enseñé a mis hijos

la tersura del ópalo

la inocencia de Bambi

el lugar secreto al cual convergen

sueños y mareas, mentiras y misterio.

Aprendí de mis hijos a ser práctico

dejar las cosas en su lugar

terminar toda la comida

orden y servicio, tiempo y sinrazón

todo a su momento.

Empecemos a caminar, so far for the day.

***

Soy Cuarenta

***

Ser cuarenta ya implica algún derecho

como el permiso de leer el Libro y sobrevivirlo.

Es por eso que hoy callo mis antiguas plegarias

y vuelvo a diseñar mis argumentos.

Porque soy alumno del Colegio del Silencio

tercer grado en soles, tambores, alfabetos

y mis hermanos hombres suspiran cada noche

o bien lloran por sus vasijas estrelladas

recordando un nacimiento solitario

y la hecatombe bajo la garra de otros padres.

Me estoy acostumbrando a mi nuevo cuerpo

aunque haya ritos que no comprendo hasta el momento

y va germinando en mí un ánima lenta

que mi cuerpo nuevo articula a su manera:

la sensación de vivir en un envase ajeno

me refleja Otro, líquido y esencial.

Es así como recuerdo un viaje

a las profundidades de mi última semilla

para cumplir con la promesa a los Maestros

del código interno del Conocimiento:

no ser funcionario de misterios

sino observar desde la savia de mi gente

percibir la luz emitida por mis hijos

respetar cada uno de mis pasos

ser visionario desde lo alto de un paisaje

de espuma, de amor y sufrimiento

y contemplar desde allí con compasión y fascinado

el mismo mar que lame la playa de mis dos orillas

por delante y por detrás de mis cuarenta

final y principio de una misma travesía

cuando de este lado del espejo adivino

el final de mis días y el comienzo de los otros.

Yo atisbo todo esto como niebla

desde los cimientos de mi propia persona

y saludo con generosidad y sin reproches

a la familia de mi próxima infancia.

***

Un ser semejante a mí

***

Un ser semejante a mí

sanguíneo y magnético a mi semejanza

Vegetación cristalina y sensorial

pesados gabrieles que retumban, descuellan

por toda la resonancia de mi cultura igual

que es una caverna insinuante y vaporosa

incrustada de ternuras

hormigueando de imagen en imagen

conmocionados entre lodo y emociones

serafines del dolor y sensibles antepasados.

***

Había que bajarse del viento

***

Había que bajarse del viento

aunque no contestaran.

Era de noche y él gritando

desde lejos

dejen todo como está

soy yo el que se va.

Había que saltar de las nubes

aunque la lluvia azotara el horizonte

era de noche y él gemía

me estoy volviendo terrenal,

cerebro pulido, puras ramas.

Había que cuidar el fuego

había que maullar despacio

Era todo verde y sospechaba

inerte, fecunda, la mañana.

Volaba harina desde más abajo

con todo lo que eso implica:

una persona, ayuno, un armisticio,

bajarse del viento, soplar el árbol.


***

Recordándote

a Fabiana Heifetz

***

Tengo esperanzas en los días que pasan

tierno otoño, eras lejana

hija de palomas solitarias, piel de mármol.

Siempre te tomo, me acuerdo y

tengo esperanzas de seguir recordando

y tengo ideas, pero que queden por dentro

(Quizás te has casado.)

No busco ni pasiones ni misterios

pero sí hurgo en un barco o paso la noche

de pie frente al poste que marca fronteras.

Crecí donde pude

me llevó el espanto.

Hay algo que

llevo conmigo en un río

constante y ajeno.

nunca fui (un expedicionario)

Nunca fui quien supiste.

Es tarde para ésto pero siempre lo ha sido.

Igual: ser hombre tiene aquellos misterios:

de día una nube, de noche se asoma el verano.

El halo del hombre reluce en los campos.

Me río si gano. Si pierdo no lloro. No tengo

enemigos ni pasiones ni veranos. Es cierto

que ya no voy más ni vengo, ni hablo. Es

cierto que expelo, cuantioso y amargo.

Me pintan de cera, me borran de estaño.

No creo en milagros: los voy aplastando.

1994

***

 

 

Gabriel Lerner. Nació en Buenos Aires, Argentina, vivió en Israel y reside en Los Ángeles, California desde 1989, donde trabaja para el diario La Opinión de esa ciudad como editor de noticias y del sitio digital. Es bloguero, poeta, novelista y cuentista. Se dedicó al periodismo y cubrió varias guerras como corresponsal de estaciones de radio y periódicos de España, Argentina y Estados Unidos. Fundador y editor en jefe de la Editorial Alfil, en Tel Aviv, 1980-1989. Dirigió el semanario Tiempo, Tel Aviv, 1981-1984. Fundador y editor de la revista literaria y cultural Alef, Tel Aviv, 1984-1988. Publicó  la novela Soldados de Papel, 1983; antologado en la colección de poetas y escritores hispanos Ciclo, 1981, y en la antología de escritores extranjeros Ravkol, 1988. Por su colección de cuentos Hermanos entre nosotros ganó la mención especial del premio literario Arturo Capdevila, 1985. En Los Ángeles, fue antologado en Cuatro Poetas de Los Ángeles, 1998, editado por Antonieta Villamil.  En diciembre de 1998 aparecen dos exponentes de su obra en prosa en la gigantesca antología El Gran Libro de América Judía, editada por Isaac Goldemberg.  En 2008 apareció su colección de cuentos Teatro de Títeres, Cervantes Publishing, y en 2009 el poemario El Ciclo del Amor, La Mancha Publishing Group.
Es fundador y editor de HispanicLA.com y ex director de Palabra Abierta.

***

Series NavigationDe las revelaciones y las irreverenciasLas imágenes de Héctor Silva

Tags: , , , , ,

0 Responses to Diez poemas de Gabriel Lerner

  1. fabiana heifetz on Domingo, enero 31, 2010 at 1:32 PM

    un poeta extraordinario es aquel que puede alcanzar la belleza en camino a rescatar saber a traves de la palabra y que puede ofrecer saber a traves de la belleza. gabriel lerner tiene la fibra moral y la escucha poética que permite que ambos trayectos expandan el ser vivo del lector.
    y, naturalmente, cuando esa fibra perdura después de exilios y destierros (que sean más o menos voluntarios poco importa), divorcios y trabajos, los golpes bajos de la historia que toda generación comparte, la poesía parece enriquecerse – como aquí – con un gesto de drama que no es banal ni frívolo.
    Ahora no queda otra cosa que esperar un nuevo poemario y creer que aun llegarán merecidos premios y variadas ediciones. Sonrío, dado que en el poema dedicado a mí se habla de la posibilidad que ya esté muerta – aun no, pero dado que puede ser una inminente circunstancia, me apresuro a decir que la poesía se enriquece con el dolor de sus lectores, si estos – abiertos y valientes ellos mismos – permiten que el poema leído ‘acontezca’, como dijo en inglés Borges (poetry happens).
    Gracias a Manuel Gayol por este número cuatro.

  2. [...] This post was mentioned on Twitter by hispanicLA and hispanicLA, Isaac Cuevas. Isaac Cuevas said: Diez poemas de Gabriel Lerner http://goo.gl/fb/Msai #poesía #amor #coces #gabriellerner #lot #muerte #totem /via @hispanicla [...]

  3. Carlos M. Paz on Martes, febrero 2, 2010 at 8:40 PM

    Grandiosa es la palabra que deja un rastro de luz en el espiritu de quien la recibe, asi la poesia embellece el alma y se comunica en silencio con el poeta creador. Gracias por la huella que han dejado sus versos en mi ser. Carmen

  4. Elsa Frausto on Viernes, febrero 5, 2010 at 11:05 AM

    El balance entre la metáfora y la palabra justa hacen de la poesía de Gabriel Lerner un mundo creíble; no se desparrama en imágenes, primero las habita, las prueba y cuando ve que tienen vida propia las suelta. Entonces el poeta se encuentra con el mundo…

  5. María Eugenia Sáez on Domingo, enero 2, 2011 at 8:37 PM

    Poemazos de Gabriel, tremendos, me encantan

  6. Tony Ruano on Viernes, enero 28, 2011 at 9:25 PM

    EL poeta surge al nacer, pues las fibras de su alma quedan impregnadas con la poesía del mágico momento del alumbramiento, poeta es el que entrega un sentimiento utilizando como via la palabra y Gabriel Lerner lo logra ampliamente.
    La poesía de Gabriel Lerner surge como la magia misma, con el poder, el misterio, la incertidumbre y el asombro adueñándose del verso infinito portador del mensaje. La poesía de Gabriel Lerner llega y marca al lector, se adhiere a su alma, y le acompaña durante toda la vida.
    Buena entrega Gabriel. !Te felicito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores