Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

Once poemas a Lorca

Martes, abril 26, 2011
Por
This entry is part 3 of 21 in the series Número 13, abril de 2011

Poesía.

Por Concha Pelayo…

 

 

 

 

 

 


 

 

Flamenco

Los acentos de la emoción

(Preámbulo de Juan M. Rodríguez Tobal)

Dice Antonio Machado a propósito del modo de leer de Juan de Mairena: “Ponía los acentos de la emoción donde suponía él que los había puesto el poeta”. Vengo a constatar ahora que desde que me recuerdo como lector he rechazado siempre la poesía que no conduzca a un doble encuentro emocionado, al encuentro emocionado con uno mismo y al encuentro emocionado con lo otro a través de las palabras. No sé si la lectura de un poema es ese silencioso coloquio del lector con el autor al que reiteradamente aludió Laín Entralgo, quiero decir que no sé si ese coloquio es en verdad silencioso. Sospecho que no.

 

Al analizar los poemas de Luis Cernuda, Octavio Paz manifiesta en su Cuadrivio: “El instante de la lectura es un ahora en el cual, como en un espejo, el diálogo entre el poeta y su visitante imaginario se desdobla en el del lector con el poeta. El lector se ve en Cernuda que se ve en un fantasma y cada uno busca en el personaje imaginario su propia realidad, su verdad”. Creo que esta instantánea del diálogo entre poeta y lector está cerca de este juego de espejos que Concha Pelayo nos ofrece aquí con los poemas del Romancero Gitano de Lorca.

 

Si la escritura de un poema es la realización de un diálogo entre el poeta y su persona en primer lugar, y entre el poeta que está en el poema y el lector en segundo lugar, Concha Pelayo nos propone en estos romances suyos un diálogo de vuelta en exactos términos: con los poemas de Lorca en primer lugar, con el Lorca de los poemas luego, con su propio yo lírico después, para dar finalmente en un diálogo con nosotros mismos, inmersos definitivamente en este mundo de reflejos sin límite.

Leemos estos romances con la impresión de que la voz de la poeta sale de sí para ser otra voz, para inventarse y completarse, como si esa otra voz fuera el camino más cierto para llegar a uno mismo. Ya Paz nos había prevenido de ello: “La otredad no puede ser explicada si no es por analogía. Cada poeta y cada lector es una conciencia solitaria: la analogía es el espejo en el que se reflejan”.

El juego de espejos de Concha Pelayo es una declaración abierta de lo que el crítico y teórico ruso Mijaíl Bajtín bautizó como “intertextualidad”: todo texto es absorción y transformación de otro texto. La intertextualidad es un estado necesario de la condición humana. Como humanos recibimos un legado y dialogamos con él. También es una condición básica del texto: se tejen nuevos textos con los hilos que nos vienen de la tradición. Los tejidos resultantes serán valiosos en la medida en que mantengan un equilibrio entre lo dado y lo creado. Así se teje la Cultura, como eslabones de una cadena.

Paz definió el diálogo como una de las formas, quizá la más alta, de la simpatía cósmica. Es ahora cuando nos toca ser simpáticos.

 

 

 

Mi poema  a “Romance sonámbulo”


[Alegrias.jpg]


Sobre ese lecho de agua,

dormida está la gitana.

Verde la margen del río

verde el bosque que la ampara.

Los juncos  mueren de pena,

las aves, tristes, no cantan.

y los pececillos bogan

sin saber lo que les pasa

y una cigüeña en la torre,

impávida, mira y calla.

El pueblo entero la llora,

los gitanos en la plaza,

los niños callan y miran,

los civiles se algazaran

y un gitano que se muere

mira a la luna de plata,

los ojos semicerrados,

las lágrimas se le escapan.

Verde carne, verde pelo,

verde el jubón que la tapa.

Verdes sus ojos abiertos,

destellos de fría plata.

 

Verde que te quiero verde.

Verde viento, verdes ramas.

 

 

Mi poema a “Romance de luna luna”

Me quedé mirando al  cielo

para ver salir la luna,

esa lunita  gitana

en la noche más oscura.

 

Un niño la está espiando

oculto tras una duna,

sus ojos lloran que lloran,

su pecho se le estrangula.

 

Por el camino, trotando,

un gitano de aceituna

va a galope, en su caballo,

presto, a salvar a su luna.

 

Ay, gitano mi gitano.

Ay, luna, lunita, luna,

no tengas miedo a tu amado

que te aguarda y te procura.

 

Te llevará en su caballo

galopando en la espesura.

Mira que te está esperando

un rojo yunque, un miura.

 

Cubre tus senos de estaño

con una nube de seda.

Y tus brazos nacarados

con azul manto de estrellas.

 

El aire la vela vela

el aire la está velando.

 

Mi poema a (Preciosa y el aire)

 

 

No te tengo miedo, Viento

ni quiero que me defienda

el cónsul de los ingleses.

Ni que me den a beber

ginebra, ni tibia leche.

No te tengo miedo, Viento,

corre, corre, ven a verme,

toca mi cuerpo desnudo,

mi vientre de nácar hierve.

Ven a enredarte en mis muslos

y en mi cintura caliente.

No  tengo miedo a tu espada

ni a ese fuego que te pierde.

Mis pechos tiemblan desnudos,

la boca se me humedece.

No te tengo miedo, Viento,

ni quiero que titubees.

Ven al punto, no te pares,

ni que te detenga el Frente,

ven a beber de mis labios

de estos  besos que te muerden.

No te tengo miedo, Viento.

 

Mi poema a “La casada infiel”

 

 

Ella se marchó del río,

la bata desabrochada,

los botones se han perdido.

Ella se entregó de noche,

ella tenía marido.

No quisiste enamorarte,

ella de ti sí lo hizo.

Ni la arena ni los besos

manchan el amor sentido,

porque la mujer que ama,

se da entera, sin prejuicio.

Y tú fiel, a tus principios,

te portaste como eres,

como chulo señorito,

le contaste a tus amigos

que se fue contigo al río

aunque estaba ya casada,

aunque tenía  marido.

Y si cien años viviera

iría a lavar al río

para ver si te acercabas

y arrugabas su vestido.

 

 

Mi poema a “Muerto de amor”

 

 

Cierra la puerta hijo mío

que no se oigan tus voces,

que han matado a tu primo

y a tu hermano. No me llores.

Mañana al amanecer,

iremos a cortar flores,

cuando esté saliendo el sol,

cuando canten los gorriones.

Vamos a decirle al viento

que sople fuerte en el bosque

para que todos lo oigan

en los altos corredores.

Abre la puerta,  hijo mío,

que quiero decir su nombre

y necesito que el cielo

lo confunda con la noche.

 

Madre, cuando yo me muera,

que me entierren en el bosque,

que me caven una tumba

y que me pongan el nombre.

 

Serafines y gitanos

tocaban acordeones

 

 

Mi Poema a  “Reyerta”

Eran pocos-se decía-

y parió la bisabuela.

Seis churumbeles gitanos,

dos, con doraditas crestas,

otros dos con alas de oro

y dos más que duermen siesta.

 

Eran pocos todavía.

De las copas del olivo

dos granadas se han caído

y en su caída parieron

dos cocos y un limonero.

Eran pocos, muy poquitos

y los civiles cantaban

y los civiles bebían

y se teñía de sangre

la pradera, y se reían.

 

Por la veredita abajo

ya sin aliento y sin freno,

ha descendido un gitano.

Fue el acero de Albacete

lo que mató al  montillano.

 

Mi poema a “Romance de la pena negra”

Ay, mis muslos ultrajados,

mi saya de encaje rota,

mi bastidor en el río,

mis agujas por las brozas.

A caballo se ha marchado

envuelto en la negra sombra

aquél mi gitano altivo,

el que me quitó la honra.

Ay, mi soledad, mi pena

sólo el mar entiende ahora

de por qué mi carne sufre

de por qué mis ojos lloran.

Ay, Soledad, Soledad,

qué tristeza estar tan sola,

a caballo se ha marchado

envuelto en nubes y en sombras.

Qué lejos mis ilusiones,

atrás mi alma de moza.

Así consumo mis  penas

como se mustian las rosas.

 

Soledad, lava tu cuerpo.

En paz Soledad Montoya

 

 

Mi poema a “La monja gitana

 

Tenso, tenso el bastidor.

Las flores se desparraman

entre los dedos de Sor.

A veces se pincha un dedo,

a veces se pincha dos.

La cabeza de la monja

no está allí, que se marchó.

Una gotita de sangre

cae al blanco bastidor

y una voz a sus espaldas

la reprende sin rubor.

¿Qué ocurre, qué pasa hermana

que te quiebra el corazón?

Tú estás  casada con Cristo

y él será tu salvación.

Aventa tu fantasía,

no pienses en tu pasión,

ella no sabe de freno

y te tienta con tesón.

Sigue, sigue con tus flores,

borda, te acompaña  Dios.

 

 

Mi poema a “Romance del emplazado”

No hay madre que aguante, hermano,

sentencia tan despiadada,

que le digan a su hijo

que aprenda a morir mañana.

Fue un veinticinco de junio

cuando a Amargo así le hablaban:

corta adelfas de tu patio,

pide luces y campanas.

Aprende a cruzar las manos

aprende a hacer tu mortaja.

 

Ay madre, que frío tengo,

qué fría está la mañana.

Ya me huele a Camposanto

y  a las flores de mi caja

y escucho a las plañideras

que gimen desconsoladas.

 

Ay, madre, qué sino el tuyo

traicionando tus entrañas.

No podré cerrar tus ojos

ni componer tu mortaja.

 

 

Mi poema a “Prendimiento de  Antoñito  el  Camborio”

Se cerraron los portones

y chirriaron los cerrojos.

Antonio se quedó solo,

ríos de agua son sus ojos.

 

Antonio Torres Heredia

se queda sin ver los toros

sin su varita de mimbre,

sin sus limones redondos.

 

Adiós a mi Maestranza

Adiós mi Torre del Oro

Adiós mi Guadalquivir.

Adiós mi Giralda de oro.

 

Tengo miedo, mucho miedo,

me voy al oscuro pozo.

Siento la muerte muy cerca,

dentro de mi calabozo.

 

Adiós gitana del alma,

no me esperes en los toros,

son las nueve de la noche

y se echaron  los cerrojos.

 

Antonio Torres Heredia

hijo y nieto de Camborios.

 

Mi poema a “Muerte de Antoñito el Camborio”

Antonio Torres Heredia,

se ha extinguido tu candil.

No causarás más envidia

a nadie, en Benamejí.

 

Tu corbata está manchada

con tu sangre carmesí.

Ya no suenan las sirenas

ni llora el Guadalquivir.

 

Ay, Federico García

llama a la Guardia Civil.

Que se miren en tus ojos

y que me vean a mí.

 

Ay, Federico García,

por desgracia, esta moneda,

se volverá a repetir,

tu cuerpo será tributo

¡premio a la Guardia Civil!

 

Aquí te espero compadre,

en casa, en  Benamejí.

Se apagarán nuestras voces

cerca del Guadalquivir.

[Las ilustraciones fueron tomadas de Google Images]

 

 

Concha Pelayo. Escritora española. Autora de los libros Hojas secas en mi caminar, El ojo del cíclope y Zamora, tiempo de espera. Ha escrito desde 1977 más de dos mil artículos de opinión en el diario La Opinión-El Correo de Zamora. Sus temáticas son diversas y siempre caracterizadas por una pluma fina, puntillosa y poética.

Series Navigation¡Déjame llorar, guitarra!La brisa del este

Tags: , , , , , , , , , , ,

14 Responses to Once poemas a Lorca

  1. Isabel. on Jueves, abril 28, 2011 at 3:22 PM

    Muy bien Concha, son poemas que contienen gran belleza y emoción.

    Enhorabuena por esa publicación y sigue escribiendo.

    Un beso con abrazo incluido. Isabel.

    • Concha Pelayo on Sábado, junio 4, 2011 at 1:50 AM

      Muchas gracias por tu comentario. Tus palabras me ayudan a seguir.

  2. mikerosss on Martes, mayo 3, 2011 at 11:55 PM

    Valuable info. Lucky me I found your site by accident, I bookmarked it.

  3. small business grants on Jueves, mayo 5, 2011 at 1:42 PM

    Couldnt agree more with that, very attractive article

  4. Lorena on Lunes, mayo 9, 2011 at 1:52 AM

    Maravilloso, Concha. Te felicito!!
    Saludos.

  5. Lily on Sábado, mayo 21, 2011 at 7:20 PM

    This was novel. I wish I could read every post, but i have to go back to work now… But I’ll return.

  6. Arianna on Lunes, mayo 23, 2011 at 10:37 AM

    The beauty of these blogging engines and CMS platforms will be the lack of limitations and ease of manipulation that enables developers to implement wealthy content and skin the internet internet site in such a way that with very small effort one would by no means notice what it’s developing the web-site tick all without having having limiting content and effectiveness.

  7. Kaylee on Lunes, mayo 23, 2011 at 8:50 PM

    I’m impressed, I must say. Really rarely do I encounter a blog that’s both educative and entertaining, and let me tell you, you’ve got hit the nail on the head. Your notion is outstanding; the issue is something that not enough many people are speaking intelligently about. I’m extremely happy that I stumbled across this in my search for some thing relating to this.

    • Concha Pelayo on Sábado, junio 4, 2011 at 2:06 AM

      Amigo Kaylee. Le agradezco sus palabras. Tengo en proyecto continuar respondiendo a Lorca hasta concluir todo el Romancero Gitano. Saludos.

  8. Alberto Lauro on Miércoles, junio 1, 2011 at 1:48 AM

    Lamento que la nota no ponga la casa editorial donde conseguir el libro de estos bellos y formidables romances-respuesta a Lorca. Alguien lo puede agregar?

    • Concha Pelayo on Sábado, junio 4, 2011 at 1:55 AM

      Amigo Alberto. Muchas gracias por tu amabilidad. El libro puedes conseguirlo en:
      info@visionlibros.com

      teléfono 913117696 (Madrid)

      Editorial: Vision Libros

  9. Mariaeu on Lunes, junio 6, 2011 at 1:02 AM

    me gusta el poema a Preciosa

  10. José morillo Freire on Viernes, agosto 26, 2011 at 1:35 PM

    En mi modesta opinion y sin conocer la obra de Dª Concha, creo que este es un trabajo aunque voluntarioso, osado y oportunista.
    La Sra. Pelayo debería buscar la gloria fuera de la sombra de un genio.
    Me gusta el romancero tal como es. sin réplica ni contestación.
    Saludos.

  11. Concha on Viernes, noviembre 4, 2011 at 3:50 PM

    Señor Morillo, yo no busco gloria alguna y mucho menos por estos versos que dedico a Lorca. Mis poemas son, simples respuestas a 11 poemas de Lorca y, si se fija, completamente originales. Este trabajo es uno más de los muchos que desarrollo. Gracias por su comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores