Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

Eliseo Diego, el poeta que conocí

Viernes, noviembre 25, 2011
Por
This entry is part 4 of 4 in the series Entremes 9. Noviembre de 2011

Reseña.

Por Waldo Gonález López…

 

Eliseo Diego


Yo lo admiraba desde que lo descubrí en sus versos sugerentes y aunadores de hondas lecturas y lectores. Mucho me habían deslumbrado los versos de uno de sus poemarios: Oscuro esplendor.

Pero sólo vendría a conocer in situ al Poeta, en 1972, gracias a una de las visitas semanales que yo hacía a la Biblioteca Nacional José Martí, para escuchar lo mejor del «arte de bien combinar los sonidos» en el espacioso salón del segundo piso, donde charlaba con un inquieto creador que ya admiraba y con quien a menudo charlaba, en camino de una amistad que luego se ampliaría…, pero esta anécdota la contaré en otro momento: Carlos Fariñas, a la postre director de la Sala de Música, de esa institución.

Pero el objetivo primero de tales visitas a dicho lugar era, por supuesto, el para mí añorado y feliz encuentro con mis admirados Fina García Marruz y Cintio Vitier, en sus «celdas», según nominaban ─a lo monástico─ sus mínimos ‘enclaustros’.

Bien, pues, tuve la buena suerte de que un buen día, se apareciera su «hermano» Eliseo Diego, al que fui presentado por Fina García Marruz y su inseparable Cintio Vitier. Me ganó de inmediato ese aire tan especial «dieguino», que le otorgaba un sello distintivo, por su cariz inalterable, su barba breve y su cansino andar, peculiaridades que le otorgaban una particular impronta que lo distinguía entre todos los poetas cubanos. Y entre los que, por supuesto, brillaba por su poética esencial, sugerente y alusiva, como un pez de tinieblas, para decirlo con un excelente verso del común colegamigo Félix Pita Rodríguez.

Claro que, a partir de ese momento, Eliseo continuaría siendo mi poeta preferido del Grupo Orígenes, como Fina y Cintio, mi poetisa y mi ensayista de cabecera, respectivamente.

EN LA FACULTAD DE LETRAS Y ARTE

Sí, en 1972, ingresaría en la Facultad de Letras y Arte (de la Universidad de La Habana) para cursar la carrera de Licenciatura en Lengua y Literatura Hispanoamericana, donde, cuatro años más tarde participé en el entonces prestigioso Concurso “13 de Marzo”, del alto centro de estudios.

Fui invitado a la entrega de premios y allí reencontraría al Poeta, Y cuál no sería mi sorpresa cuando, al leer el acta el propio Eliseo, Presidente de tal género, me anunció como ganador del lauro de ese año.

La alegría tenía que ser mucha, pues era el primer premio que yo obtenía y, más aún, de manos del que, con Félix Pita Rodríguez, constituía para el joven poeta que era yo en ese entonces, el dueto esencial de la poesía contemporánea.

A partir de ahí, claro, la ingente amistad de Maestro y discípulo se acrecentaría con charlas en distintos lugares y, además, con un hecho que mucho valoré: Al confesarle a Eliseo que su poemario preferido por mí era Oscuro esplendor, me lo obsequió con una sencilla pero hermosa y anticipadora dedicatoria, en la que, con su menuda letra, escribió: «Para Waldo González, a quien tanto estimo y de quien tanto espero: su amigo Eliseo Diego.» Agosto de 1976. Justamente, cuando le dije que Oscuro esplendor era mi poemario preferido, para satisfacción del joven poeta, me respondió que justamente ése era también su poemario preferido.

SU PRÓLOGO

Esa noche no le dije nada, pues no me pareció pertinente, pero dos o tres días más tarde, al encontrarnos le solicité que, tanto como el lauro, sería otro premio un prólogo suyo en el frontispicio del breve libro que titulé: Poemas y canciones, influido por Juan Ramón Jiménez y Mirta Aguirre, quien había publicado dos años atrás uno de los libros que marcaría pautas en la literatura cubana para niños tras 1959: Juegos y otros poemas.

En aquel hermoso prólogo («Palabras para abrir un cofrecillo mágico»), Eliseo, entre otras lindezas, subrayaría: «Verdadera poesía es la que nos pone frente a la belleza oculta de la vida, dejándonos buscar la respuesta a solas. ¿Qué importa que los poemas, o los lectores, tengan pequeño o grande el tamaño? Las palabras serán siempre mágicas, abriéndonos los ojos a la verdad del sol y la luna, del tomeguín y el caballito de mar, de la montaña y el río y los ciclos del agua, del comandante que se atreve a arrancarle a la mañana las semillas de un hoy nuevo y el campesino que con amor las siembra en una tierra ya de todos. Dentro de su breve libro Waldo González López supo encerrar muchas cosas, sonrientes, bellas e importantes, y encontró palabras sencillas ─ni trabalenguas ni ñoñerías─ que con sólo leerlas atentamente llaman a las criaturas y las hacen aparecer ante nosotros, vivir otra vez iluminadas.»

CONTINUIDAD DE LOS PARQUES DE UNA HONDA AMISTAD

Luego volvimos a coincidir en otros momentos, en los que, para dicha del aún joven poeta que era yo, compartíamos jurados con otros queridos colegamigos.

Así, una y otra vez, disfrutaba ─quien ahora teclea con salvaje nostalgia evocando aquel tiempo de Poesía y Vida─ la siempre dilecta compañía del Poeta, cuyo finísimo sentido del humor nos acompañaba en cada uno de tales encuentros como jurados de eventos de Talleres Literarios, en los que fungíamos como jurados.

Luego sería su partida a México, donde, lamentablemente, fallecería a causa de la altura de la capital mexicana que afectó su salud, cuyo sensible corazón no pudo soportar tal dimensión de la región más transparente, para decirlo con una de las grandes novelas de uno de los más singulares narradores latinoamericanos, el narrador y Premio Cervantes mexicano Carlos Fuentes.

UN RECUERDO PARA ELISEO DIEGO

Ya lo dije arriba y lo he dicho en otras ocasiones: de los enormes poetas cubanos, los que más han influido e influirán en mi quehacer lírico, están en primer lugar los Premios Nacionales de Literatura Félix Pita Rodríguez y Eliseo Diego.

Por ello, escribí hace muchos años e incluí en varios de mis poemarios, el siguiente texto que de algún modo evoca su entrañable presencia, pues creadores como Eliseo Diego no se repiten a menudo.

Así, en mi primer poemario Este himno, la vida (Editorial Arte y Literatura, 1977), incluí este brevísimo texto:

 

Sueño y canción

“como quien dice adiós a lo perdido”

                   Eliseo Diego

En su cara la luz juega

como mariposa blanca:

allí donde tanto sueña

el niño vuela y se escapa

 

Por los senderos del agua

y el camino de la hierba:

allí donde tanto canta

el niño deja su huella.

 

Mucho más tarde, en mi enseguida agotada antología de poemas cubanos sobre boleros y canciones Añorado encuentro (Ediciones Extramuros, 2001), incluí su hermoso poema «Las guitarras», que enseguida transcribo:

Los músicos halagan sus cariñosas guitarras. La muerte, de antiguo dril, escucha inmóvil.

Los músicos elogian al sol y enumeran con delicia las dulzuras más importantes.

La muerte, de antigua dril, escucha inmóvil.

Lentos, los músicos acallan sus cariñosas guitarras.

La muerte vira la cara.

Por último, en Esta cárcel de aire puro. Panorama de la décima cubana en el siglo XX. I parte (1900-1959, publicado por la Editora Abril, 2010), incluí dos de sus excelentes espinelas, de las que transcribo una a continuación, con la que concluyo esta crónica de querencia y nostalgia por el gran poetamigo desaparecido, pero tan vivo como su inmortal poética:

 

                                     El retrato

 

Tu seca barba en la mano

me convence de una vez.

Si en la penumbra te ves

un poco en sueños, lejano,

si el amarillo malsano

del tiempo mágico empaña

la realidad que te baña

en su luz parda, qué importa.

 

Waldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946). Poeta, crítico literario y teatral, periodista cultural y promotor cultural, ha publicado 15 volúmenes de poesía, cinco de décima y un volumen de ensayo (Escribir para niños y jóvenes (1983, de consulta en los Institutos Superiores pedagógicos cubanos), un libro de crónicas y cerca de 30 antologías y selecciones de poesía, entre las que descuellan las dedicadas a las obras de García Lorca, Antonio Machado, Rafael Alberti, Emilio Ballagas, Jacques Prévert y William Butler Yeats. Colabora con publicaciones cubanas y extranjeras con ensayos, artículos, crónicas y poemas. Sus versos han sido traducidos a varias lenguas y publicados en distintos países. Ha traducido a Jacques Prévert, Marie de France, Moliere y otros grandes poetas franceses, como a varios poetas actuales de Canadá, como Denise Boucher, exPresidenta de los Escritores de Québec, de quien tradujo varios textos publicados en la revista Casa de las Américas. En 1994 apareció su antología del primero de éstos (Paris at night), con selección y traducción suyos. En 1994, versiones suyas de importantes poetas de Polonia, le fueron solicitadas e incluidas en la antología Poesía polaca (Arte y Literatura). Ensayos suyos han sido incluidos en antologías publicadas en Cuba durante las últimas décadas, como Nuevos críticos cubanos (1983), Acerca de Manuel Cofiño (1989) y Valoración múltiple de Onelio Jorge Cardoso (1989), preparadas por los destacados ensayistas José Prats Sariol, Ernesto García Alzola y Salvador Bueno (exPresidente de la Academia Cubana de la Lengua), respectivamente.

Entre 1990 y 2010, Waldo González Lopez fue periodista cultural de las revistas Bohemia,  Mujeres y Muchacha y colaboró con numerosas especializadas, como Casa de las Américas, Unión, La Gaceta de Cuba, Universidad de La Habana y Biblioteca Nacional José Martí. Recibió importantes reconocimientos por su labor escrituraria y periodística, como, entre otros: Mención del Concurso Plural (México, 1990) por su poemario Salvaje nostalgia; Premio “13 de Marzo” (1976), de la Universidad de La Habana, por su poemario para niños Poemas y canciones y varias Menciones en los Concursos «Ismaelillo», de la UNEAC y «La Edad de Oro», de la Editorial Gente Nueva.

Algunos de sus libros publicados: Salvaje nostalgia (poesía, 1991), Casablanca (poesía, 1995), Las palabras prohibidas (antología de su poesía, entre 1983 y 1995; 1997), Ferocidad del destino (poesía, 2001), Espinelas con espinas (décimas, 1981), Que arde al centro de la vida (décimas, 1983), Estos malditos versos (décimas, 1999; reditado en 2001), La soledad del actor de fondo (primera antología del monólogo teatral cubano, 1999), Cinco piezas en un acto (2001), Poemas y canciones (poesía para niños, 1977), Donde cantan los niños (poesía para niños, 1983), Jinetes del viento (poesía para niños, 1989), Libro de Darío Damián (décimas para niños, 1995) y Voces de la querencia (2005).

Entre el 2001 y el 2004, publicó las colecciones: Viajera intacta del sueño. Antología de la décima cubana (2001), Añorado encuentro. Poemas cubanos sobre boleros y canciones (2001), Este amor en que me abraso. Décimas de José Martí (2003), De tu reino la ventura. Décimas a las madres (2003), Que caí bajo la noche. Panorama de la décima erótica cubana (2004) así como el poemario para niños Voces de la querencia (2004), como los de crítica literaria Escribir para niños y jóvenes (1983), La décima dice más (2004) y La décima, ¿sí o no? (2006). Asimismo, el volumen de crónicas Niebla en la memoria (1990), el de ensayos (sobre lectura y literatura) Los libros de la vida (Ecuador, 2008) y una treintena de antologías de poesía y poesía para niños, décima, cuento y teatro de autores extranjeros (William Butler Yeats, Jacques Prévert, García Lorca, Rafael Alberti…) y cubanos de varias generaciones. Creó la Colección Clásicos de la Décima en el Programa Martiano, por la que publicó antologías de José Martí, los Premios Nacionales de Literatura Jesús Orta Ruiz, Indio Naborí, y Roberto Fernández Retamar, así como otras de diversos autores de distintas promociones, dedicadas a distintos temas. Sus más recientes volúmenes son: Estos versos que maldigo (décima, 2005), El sepia de la nostalgia (poesía, 2006) y Umbral de la nostalgia (libro de arte, en colaboración con la destacada artista plástica Julia Valdés, 2006).

 

©Waldo González López. All Rights Reserved

 

Series NavigationLa memoria herida de Félix Luis Viera

Tags: , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores