Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

“La eterna parranda”: el reverso de la moneda

Martes, agosto 16, 2011
Por
This entry is part 8 of 16 in the series Número 15, agosto de 2011

Reseña.

Por Henry Posada Losada…

 

'Para mí, narrar es seducir': Alberto Salcedo Ramos

 Alberto Slacedo Ramos presenta La eterna parranda

 

Entré en el libro que acaba de publicar Aguilar, de Alberto Salcedo Ramos, La eterna parranda, sin duda alguna nuestro, Gay Talese criollo, y vaya sorpresas las que me depararon sus poderosas 27 crónicas. Hay en ellas una polifonía de voces, que encuentra el cronista en la periferia dándoles visibilidad, enriqueciéndolas con  su aguda mirada de entomólogo, porque eso hace Alberto Salcedo Ramos, diseccionar con habilidad las historias aparentemente más insignificantes que encuentra en su trasegar de cronista y entregarnos esas espléndidas historias que permanecen ocultas a nuestros ojos y las cincela con paciencia de orfebre, convirtiéndolas en esa filigrana que nos recuerda las  exquisitas piezas de nuestra América precolombina.

Porque una de las cualidades de todo buen cronista es la paciencia, aguzar los sentidos, saber escuchar y eso hace Alberto Salcedo Ramos, ir por los ámbitos más insospechados de nuestro país tomando nota, escudriñando azarosamente con su prodigioso ojo, como un bobo maravillado, aprovechando ese primer aletazo de maravilla para zambullirse en la realidad y luego sentarse a armar los entramados de sus historias, limando asperezas, vaguedades, deshaciéndose del fárrago de las primeras impresiones, permitiéndoles a sus personajes expresarse, dejándolos hacer e interviniendo con la poesía, la gran literatura, ya que él se nutre de Prévert, Henry Miller, Garcia Márquez, Borges, Faulkner…, entre muchos otros, y luego dejando sus historias en salmuera, como conviene a todo gran creador.

Encontramos en su escritura diferentes registros desde su lenguaje llano, coloquial, que nos permite sentir más cercana una región, con sus chascarrillos, sus giros lingüísticos, su idiosincrasia, hasta su escritura elaborada, de una alta poesía, con referencias a sus novelistas tutelares, a sus rapsodas de cabecera, Alberto Salcedo Ramos medra en el lenguaje, lo enriquece, le da esa hondura que conmueve, que nos mantiene en esa tensión permanente donde de pronto como un resorte salta también la risa, ese guiño cómplice.

 

II

Corpus

La estructura narrativa de La eterna parranda descansa sobre tres fortísimos pilares y un Bonus Track: En primera persona, el postre para este boccatto di cardenale, “Los irrepetibles”, “Bufones y Perdedores” y “Colombia entre el esplendor y la sombra”, a cada título le sigue un manojo de crónicas que el lector puede elegir al azar, como lo hice yo, que preferí empezar por hincarle vigorosamente el diente a la que le da título al libro, la de Diomedes Díaz; ya mi amigo, Germán Sierra, contumaz y agudo lector, me había  persuadido de no perderme la lectura de tan poderosa crónica “maravillosa, ya sabrás por qué te lo digo…”, me advirtió. Zambullirme en sus páginas donde pude colmar mi necesidad de extrañamiento con este Dr. Jekyll y Mr. Hayde de la música vallenata, me llevó por diferentes estados de ánimo, la admiración, conmiseración, la risa visceral, el desgarro al borde de la lágrima.

Alberto Salcedo Ramos logra con maestría reconstruir la vida del cacique de la junta a través de sus mujeres, sus hijos cuyo número es un misterio, ¿Veintiséis?, ¿Cincuenta?, sus vecinos, mánagers, sus canciones, sus toques, un exhaustivo trabajo de campo de años que no deja nada al azar. Da comienzo a su crónica con el concierto en plena fiesta del Arroz en Badillo, donde alguien muy parecido a Diómedes, por la grandilocuencia en su gesticulación está trepao en la tarima, ¿Un farsante?, se pregunta el cronista, él como los cinco mil asistentes no dan crédito a lo que ven, un cantante de aspecto desaliñado en una feria menor, no puede ser el mismísimo Diómeeeeeeeedes Díaaaaz, desde ese primer párrafo es imposible soltarse, Salcedo Ramos penetra en la zona de sombra de Diómedes, con precisión de cirujano disecciona, mostrándonos el esplendor y la derrota de un ícono de la música popular vallenata, el cronista se hace invisible y  revive su niñez de niño pobre desempeñando el oficio de espantapájaros bajo el sol canicular de Carrizal en La Guajira y como azarosamente descubrió cantando que tenía una voz cautivadora.

Alberto Salcedo Ramos, es minucioso, incisivo, sardónico y con verdadera obsesión de gran cronista rastrea, registra y finalmente coteja ese enorme material recogido a lo largo de los años desde su lejana adolescencia cuando próximo a cumplir dieciocho años lo conoció en vísperas de la Semana Santa de 1979, Diómedes se acercaba a los 22 y fue en el caluroso pueblo del norte de Bolívar, Arenal.

Salcedo Ramos habla de su puntualidad (lejos estaba del remoquete famoso “ No-vienes Díaz”), sobriedad, la estela de perfume que dejó a su paso, rechazaba firmemente el ron y el whisky que ofrecían los espontáneos; y sigue el cronista relatando lo que aquel muchacho que era entonces observó, hasta el consomé de pollo y el trozo de panela, que finalizada cada tanda de canciones comía.

Qué lejos estaba Salcedo Ramos de pensar que asistiría a su metamorfosis, sus inquietantes noches de parranda como aquella en la que terminó involucrado en la muerte de Doris Adriana Niño, y sus consecuencias funestas. Con el tiempo se  resignó a no tener del cacique de la junta un testimonio de primera mano, a pesar de verlo actuar en por lo menos 10 escenarios distintos, recorriendo millas de camino por aire y tierra, en muchos ámbitos coincidió con el artista, éste siempre evadió cualquier encuentro, quizá, reflexiona el cronista, evitando sus preguntas espinosas, intuyendo que le haría a rajatabla la embarazosa pregunta sobre la muerte de aquella ingenua muchacha.

Hacia el final le da una vuelta de tuerca a su crónica  y es ahí donde muestra su genio  clavando todas sus banderillas, dándole la certera estocada a su faena, con deliciosa ironía, no exenta de un remusguillo de ácido veneno, expone los motivos por los que él como Diómedes no accedería a darle entrevista alguna al acucioso cronista, invierte los papeles y es Diómedes Díaz, en primera persona quien nos lleva por los entresijos de su azarosa vida, un artificio que muestra el enorme talento de este narrador que va poco a poco desvelándonos la naturaleza, el alma de quien hábilmente se negó a darle cualquier declaración.

 

III

Crónicas bufas

Imposible que leyendo la crónica de chivolito (Salomón Noriega Cuesta) no se dispare el resorte de la risa, éste plañidero de los velorios de Soledad, un pueblo del Caribe, después de sentarse al lado del catafalco con cara compungida, se va pal´patio o al frente de la casa del finado y se despacha con su repertorio de chistes que provocan la hilaridad de los deudos o aquellos que simplemente curiosean en los velorios; en Revolo, un barrio barranquillero, mientras una garrafa de ron blanco rueda de mano en mano, chivolito suelta su chiste: “Un monstruo se casó con una monstrua. Una noche el monstruo llegó jumao a la casa y le dijo a la monstrua: Bueno, mi amor vamos a la cama que tengo unas ganas de hacerte monstruosidades. Ella contesta: Ñerda, papi, hoy no se va a poder, porque tengo la monstruasión”. Estos apuntes le dan carnadura a los personajes de sus crónicas y no molestan al lector, como cuando Salcedo Ramos le pregunta al viejo Alejo Durán, que tiene 24 hijos. ¿Con la misma mujer?, y él con esa picardía caribe responde: “Con la misma, pero con distintas mujeres”. O esa estupenda crónica, El fútbol de Las Regias, equipo de travestis de Riofrío, Valle, donde un grupo de homosexuales saltan a la cancha transvestidos “El amaneramiento de estos jugadores transforma el fútbol, deporte viril por excelencia, en una danza de tórtolas”. Nuestro cronista, saca de su paleta personajes que detrás de sus pestañas postizas, su rímel exagerado, sus expresiones coloquiales como: “Apenas vi a Clark Kent, me volví loco”. Dice La Madison (Mauricio Álvarez) leyendo una historieta de Supermán, descubrí a los siete años mi homosexualidad. “Es la confesión más maricona que he oído en 37 años de vida”, agrega La Ñaña (John Jairo Murillo).

Salcedo Ramos, casi como en un divertimento va narrando la cotidianidad de estos personajes excluidos de una sociedad homofóbica, para luego reflexionar en su dura realidad, recordándonos que hay en Cali tres mil transexuales, trescientos dedicados a la prostitución y el resto a la peluquería; y esa sociedad que no tolera la diferencia ha mirado pasivamente las campañas de eliminación de homosexuales, transvestidos, Drack queens. Me recuerda Alberto Salcedo Ramos en estas crónicas a una cineasta que admiro, Lina Wertmüller,  sus excelentes filmes son de un humor desgarrado; uno ríe llorando, lo mismo pasa leyendo La eterna parranda, estamos conmovidos, al borde de la lágrima y de pronto como un resorte salta la risa. No dejen de leer éste hermoso libro de Alberto Salcedo Ramos, jamás olvidaran la multitud de personajes que habitan  sus páginas.

 

 [La foto de arriba se tomó de El Tiempo.com]

 

Henry Posada Losada. Nació cuando Júpiter miraba amorosamente a Venus y el sol estaba en el signo de Virgo, un 22 de septiembre del año 1958; Batista estaba a punto de abandonar Santiago de Cuba ante el asedio de los peludos de la Sierra Maestra dirigidos por Fidel, en Palmira (Valle). Pachuco desde siempre, cree en la transmigración y está seguro que después de muerto reencarnará en un perro vagabundo.

Alumno de Estanislao Zuleta, en la Universidad del Valle de quién heredó su condición ácrata; le palpita el corazón a cien fotogramas por segundo, por eso fue al casting de La Sociedad del Semáforo, donde de la mano del outsiders, el cineasta Rubén Mendoza, sale del anonimato al desprestigio como Santiago el poeta. Prepara fríjoles pachuchos, su plato favorito, y se reúne a denostar de todo lo establecido con sus amigos anarquistas.

Actor del grupo Esquina Latina (Cali-Valle), durante la década de los 90; ha trabajado,  además, con el cineasta Víctor Gaviria y Lisandro Duque Naranjo.

Periodista cultural conduce el programa Tintos y Tintas, de la U. N. radio 98.5 FM que se retransmite por las radio-estaciones culturales del país. Ha sido corresponsal de varios periódicos nacionales y escribe en algunas revistas culturales. Publicó Rocabulario en Ícono Editores, una suerte de diccionario de aforismos de uno de los grandes poetas colombianos, Juan Manuel Roca. Actualmente está dedicado al arduo ejercicio de la escritura (prepara una novela) y a una de sus grandes pasiones: el cine.

Su mamá siempre lo persuadió diciéndole que lo que eligió es un fracaso.

 

©Henry Posada Losada. All Rights Reserved

Series NavigationJosé Lorenzo Fuentes: la lección del bambúAmo las cosas sencillas de la tierra

Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores