Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

A casi un lustro de su desaparición: el oro de Helio (Orovio)

Martes, noviembre 29, 2011
Por
This entry is part 2 of 3 in the series Entremes 10. Noviembre de 2011

Crónica.

Por Waldo González López…

 

Helio Orobio

Helio Orovio

 

Fue un destacado poeta e investigador, pero si a ello el lector le suma que fue además crítico literario y antólogo, así como músico y musicógrafo, tenemos que Helio Orovio (nacido en la apacible y provinciana población habanera de Santiago de las Vegas, en 1938 y fallecido en el 2007), fue además, un notable periodista que incursionó en diversos temas de lo mejor de la cultura musical cubana.

A fines de los ’50 del siglo pasado y en los inicios de los ’60, trabajó con varias orquestas capitalinas y luego como investigador, en el Instituto de Etnología y Folklore de la Academia de Ciencias de Cuba.

Muchos lo recuerdan cuando, años atrás, mereció el codiciado premio de un viaje a la ex URSS (en los momentos finales de la hoy Rusia), por responder un interminable y complejo cuestionario sobre música, a cargo de una figura como la prestigiosa musicóloga María Teresa Linares.

De su quehacer investigativo y musicográfico, dio a conocer varias e importantes entregas editoriales, como entre otras, el valioso Diccionario de la música cubana. Biográfico y Técnico, con varias ediciones, la antología 300 boleros de oro (Venezuela, 1992) y las plaquettes o folletos El bolero cubano, El son, la guaracha y la salsa, La conga, la rumba: columbia, bambú y guaguancó (publicados por la Editorial Oriente en 1994).

Investigó sobre la vida y obra de dos singulares poetas, lo que aportaría dos valiosos volúmenes, como los ensayos Órbita de José Tallet (1969) y Poesía y carácter de María Villar Buceta (1978).

Integrante de la promoción de poetas nacidos a fines de los ’30 y surgidos a la poesía a inicios de los ‘60 (conformada además por Félix Contreras, Félix Guerra, Sigifredo Álvarez Conesa y otros), publicó varios cuadernos de versos, entre los que se hallan: Este amor (1964), Contra la luna (1970), El huracán y la palma (1980) y La cuerda entre los dedos (1991). Asimismo, amante de la poesía latinoamericana, daría a conocer, más de dos décadas atrás, la invaluable antología Poesía brasileña. Siglo XX (con selección, traducción, prólogo y notas suyos, aparecida por Ediciones Casa de las Américas en 1986), como también publicaría diversos ensayos y artículos sobre literatura y música en revistas especializadas de Cuba y otros países.

Su verso, deudor del coloquialismo, responde a tal canon: sencillez, desnudez, laconismo, ironía y humor, son sus cartas credenciales. De ahí que estos poetas desdeñaran el metro y la rima, en aras de una expresión más libre y desenfadada. Por ello, además, Helio solo publicaría una décima (dedicada a su admirado Benny Moré) que, integrada al último de sus poemarios, la incluiríamos la ensayista y editora Mayra Hernández Menéndez y yo en la primera parte del estudio-antología Esta cárcel de aire puro. Panorama de la décima cubana en el siglo XX (1900-1959), publicado por la Editora Abril y, como la segunda parte (1959-1995), presentadas en la Feria Internacional del Libro en 2009 y el 2010, respectivamente.

Helio fue una de las voces más autorizadas sobre el bolero y otros géneros y formas populares de la Isla. Pero, por sobre todos sus méritos, libros y cultura musical y literaria, fue el entrañable amigo que supo estimular a quien escribe esta crónica. Sí, por su continua insistencia, en el 2006, cuando ya yo estaba laborando en la investigación para la confección del primer Diccionario del Bolero en Cuba, se lo comenté una tarde y, muy serio, me habló, casi exigiéndome que continuara en ese fértil empeño y que no me detuviera hasta el final. Le dije: «Helio, ¿y porque no lo haces tú, que sabes mucho más que yo del tema?» Sin dilación, me respondió: «Waldo, tú también eres riguroso y escribes mucho más que yo, que soy muy vago. Además, tú trabajas con computadora, y yo no soporto ese adminículo, como diría Lezama. Así que sigue en esa excelente proyecto.» Bien, pues, siguiendo su fraternal consejo, hoy continuó haciéndolo aquí en Miami. Ah, y ahora que digo Miami, no es nada ocioso recordar que Helio estuvo acá, si mal no recuerdo, en varias ocasiones, en una de las cuales se reunió con el mítico cantante Rolando Laserie. A su regreso a su querida Habana, publicaría la entrevista en la revista capitalina Extramuros.

Por eso, en el prólogo de mi aún inédito Diccionario del bolero en Cuba, escribí en la dedicatoria «a mi hermano Helio Orovio». Por eso, y por muchas otras cosas, hoy, a varios años de su repentina muerte (cuando contaba apenas 69), he aquí mi crónica de recuerdo al esplendente oro de Helio, el inolvidable Helio Orovio, quien tanto hizo por la música popular y por el bolero cubano

 

 

 

Waldo González López (Las Tunas, Cuba, 1946). Poeta, crítico literario y teatral, periodista cultural y promotor cultural, ha publicado 15 volúmenes de poesía, cinco de décima y un volumen de ensayo (Escribir para niños y jóvenes (1983, de consulta en los Institutos Superiores pedagógicos cubanos), un libro de crónicas y cerca de 30 antologías y selecciones de poesía, entre las que descuellan las dedicadas a las obras de García Lorca, Antonio Machado, Rafael Alberti, Emilio Ballagas, Jacques Prévert y William Butler Yeats. Colabora con publicaciones cubanas y extranjeras con ensayos, artículos, crónicas y poemas. Sus versos han sido traducidos a varias lenguas y publicados en distintos países. Ha traducido a Jacques Prévert, Marie de France, Moliere y otros grandes poetas franceses, como a varios poetas actuales de Canadá, como Denise Boucher, exPresidenta de los Escritores de Québec, de quien tradujo varios textos publicados en la revista Casa de las Américas. En 1994 apareció su antología del primero de éstos (Paris at night), con selección y traducción suyos. En 1994, versiones suyas de importantes poetas de Polonia, le fueron solicitadas e incluidas en la antología Poesía polaca (Arte y Literatura). Ensayos suyos han sido incluidos en antologías publicadas en Cuba durante las últimas décadas, como Nuevos críticos cubanos (1983), Acerca de Manuel Cofiño (1989) y Valoración múltiple de Onelio Jorge Cardoso (1989), preparadas por los destacados ensayistas José Prats Sariol, Ernesto García Alzola y Salvador Bueno (exPresidente de la Academia Cubana de la Lengua), respectivamente.

Entre 1990 y 2010, Waldo González Lopez fue periodista cultural de las revistas Bohemia,  Mujeres y Muchacha y colaboró con numerosas especializadas, como Casa de las Américas, Unión, La Gaceta de Cuba, Universidad de La Habana y Biblioteca Nacional José Martí. Recibió importantes reconocimientos por su labor escrituraria y periodística, como, entre otros: Mención del Concurso Plural (México, 1990) por su poemario Salvaje nostalgia; Premio “13 de Marzo” (1976), de la Universidad de La Habana, por su poemario para niños Poemas y canciones y varias Menciones en los Concursos «Ismaelillo», de la UNEAC y «La Edad de Oro», de la Editorial Gente Nueva.

Algunos de sus libros publicados: Salvaje nostalgia (poesía, 1991), Casablanca (poesía, 1995), Las palabras prohibidas (antología de su poesía, entre 1983 y 1995; 1997), Ferocidad del destino (poesía, 2001), Espinelas con espinas (décimas, 1981), Que arde al centro de la vida (décimas, 1983), Estos malditos versos (décimas, 1999; reditado en 2001), La soledad del actor de fondo (primera antología del monólogo teatral cubano, 1999), Cinco piezas en un acto (2001), Poemas y canciones (poesía para niños, 1977), Donde cantan los niños (poesía para niños, 1983), Jinetes del viento (poesía para niños, 1989), Libro de Darío Damián (décimas para niños, 1995) y Voces de la querencia (2005).

Entre el 2001 y el 2004, publicó las colecciones: Viajera intacta del sueño. Antología de la décima cubana (2001), Añorado encuentro. Poemas cubanos sobre boleros y canciones (2001), Este amor en que me abraso. Décimas de José Martí (2003), De tu reino la ventura. Décimas a las madres (2003), Que caí bajo la noche. Panorama de la décima erótica cubana (2004) así como el poemario para niños Voces de la querencia (2004), como los de crítica literaria Escribir para niños y jóvenes (1983), La décima dice más (2004) y La décima, ¿sí o no? (2006). Asimismo, el volumen de crónicas Niebla en la memoria (1990), el de ensayos (sobre lectura y literatura) Los libros de la vida (Ecuador, 2008) y una treintena de antologías de poesía y poesía para niños, décima, cuento y teatro de autores extranjeros (William Butler Yeats, Jacques Prévert, García Lorca, Rafael Alberti…) y cubanos de varias generaciones. Creó la Colección Clásicos de la Décima en el Programa Martiano, por la que publicó antologías de José Martí, los Premios Nacionales de Literatura Jesús Orta Ruiz, Indio Naborí, y Roberto Fernández Retamar, así como otras de diversos autores de distintas promociones, dedicadas a distintos temas. Sus más recientes volúmenes son: Estos versos que maldigo (décima, 2005), El sepia de la nostalgia (poesía, 2006) y Umbral de la nostalgia (libro de arte, en colaboración con la destacada artista plástica Julia Valdés, 2006).

 

©Waldo González López. All Rights Reserved

 

Series NavigationEn homenaje al Maestro Ramiro LagosPremio Cervantes a la “Antipoesía” (documental sobre Nicanor Parra)

Tags: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores