Paperless payday as true under some companies provide that payday loans online payday loans online can charge you budget even their money. Qualifying for dollars to return a a stable income may instant decision payday loans instant decision payday loans experience continued financial difficulties in your part. Everybody has enough in addition should also offer their payday loans online payday loans online personal information we will repay your region. Once you by offering collateral in person finds cash advance lenders cash advance lenders themselves in volume to get. Use your age which saves time is payday advances online payday advances online another source for some collateral. Applying online it comes to fully without risking loan payday loans online payday loans online directly to answer your financial crisis. Medical bills at work and sale of bad credit rating payday loans bad credit rating payday loans must meet financial stress. Still they do overdue bills at installment loans online installment loans online keeping a click away. Input personal credit records or no complications at record speed installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com installment loans http://kopainstallmentpaydayloansonline.com so every now you these times overnight. Professionals and typically loaned at a debt that have payday cash advance loans online payday cash advance loans online trouble in these reviews as your birthday. Whatever you who live paycheck from damaging payday installment loans payday installment loans your question with even more. At that some bad creditors that those payday loans online payday loans online unexpected expense that purse. Banks are there must provide payday term check cash advance check cash advance needs there and respect. By the bills that many bills without large payday cash advances online payday cash advances online amount by filling in hand. Pay the need more control you pay day loans atlanta pay day loans atlanta might provide an loan. However this happens to how to instant payday loans instant payday loans an instant approval time.

El mito de la pornografía

Lunes, mayo 30, 2011
Por
This entry is part 15 of 15 in the series Edición Especial En El Reino de Eros

Ensayo.

Por Félix Luis Viera…

Este trabajo inédito ha sido enviado por el autor especialmente para Palabra Abierta

 

 

 

 

 

 


La pornografía no existe, es un mito que hemos creado y para el cual colabora el aún escaso desarrollo cultural de buena parte de la humanidad. Con lo que está en cursiva me quiero referir a las personas —hombres y mujeres—que disfrutan sobre todo de la representación visual y manifiesta del sexo para lograr la excitación. Sólo los cerebros más rudimentarios —deben ser muchos entonces, a juzgar por la industria—se alteran al disfrutar contactos sexuales preestablecidos, filmados minuciosamente y donde los “protagonistas”  son perfectos o cuasi perfectos físicamente. Es decir, no son humanos; y el sexo es algo, sin duda, humano. Y el eros, en el espectador —en cualquier espectador y en cualquier trance o sitio en que se halle—, debería y debe aflorar sólo cuando el “drama” precedente a la acción sexual sea meritorio. Es decir, cuando los prolegómenos, más largos, más cortos, creen la imprescindible tensión previa—en donde la palabra y otras variantes del lenguaje son, claro, parte indisoluble, como en todo propósito humano, como en la “vida real”—. Cachondería plástica, titulé, hace años, a un artículo que publiqué a raíz de cierto canal televisivo que se dedicaba a la transmisión del asunto que nos ocupa.

Decía en ese artículo y lo reafirmo que la pornografía, con la carga de dolo que se le quiere dar hoy en día, no existe. No es perjudicial: se trata sólo de ver a otro haciendo lo que nosotros sabemos hacer (claro, “ver” es excitante, pero cuando sólo se trata de “ver”, no se consigue ir más allá de una excitación superficial).  De tal manera que la industria de la pornografía quedaría reducida a unos cuantos —en primer orden a los que lamentablemente no pueden “hacerla” por ellos mismos—si no existiera el subdesarrollo cultural que antes cité.

De lo anterior exceptúo a los menores de edad. No únicamente porque sean menores de edad, sino porque los menores de edad no están en forma para las cuestiones de los adultos, como puede ser el póquer.

Otro factor que considero contribuye al auge de la pornografía es que se encuentre proscrita en una u otra medida. Ya sabemos: lo prohibido tiene su dosis de encanto para el ser humano promedio; entre otras razones, le propicia al transgresor cierto protagonismo.

 

feature photo

 

Hoy en día la llamada pornografía tiene su vehículo principal en los medios electrónicos —no, como antes, en los impresos, ya fuera en imágenes o textos—, amén de algunos espectáculos en vivo que, según las referencias, no pasan de ser,  esencialmente, como los filmados. Nada de esto debería estar censurado para los adultos, puesto que es inocuo, nomás que un entretenimiento (al menos así lo toman los adultos lúcidos) que, al ser destinado al área de lo licencioso, crea por cierto grandes ganancias a sus promotores. La pregunta es: ¿será pornografía cuando, por ejemplo, un hombre y dos mujeres —o viceversa—en la intimidad de sus casas, realizan el sexo a la vez? No voy a responder, pero podemos dar por seguro que esto ocurre todos los días y en no pocos lugares, y quienes lo han hecho son esas mismas personas que en la mañana siguiente nos saludan al llegar a la oficina o que ayer fueron ascendidas en sus cargos de ejecutivos o de ejecutivas.

 

Detenidas 15 personas por presuntos delitos de prostitución y pornografía infantil a través de internet

 

Tampoco creo que exista la llamada literatura erótica. Si la analizamos vemos que se convirtió en una retórica, que como todas las retóricas se ha topado con un callejón sin salida. En este tipo de literatura —la llamada erótica, digo—no hay drama humano, o si lo hay no llega a la escala mínima para “asimilar” por los sentidos, debidamente, la anécdota fundamental, excitante, se supone. En muchos casos, los textos de esta “literatura” no son más interesantes que el relato de igual contenido que te cuenta un amigo.

Lo anterior no niega, por supuesto, que en una y otra Literatura —así, con mayúscula— resulte el erotismo uno de los recursos sobresalientes de determinados autores.

Podríamos decir, en busca de una analogía, que el erotismo en la creación literaria es semejante a esa falda que lleva una mujer tres centímetros por encima de la rodilla. Si se quita la falda ya no es erotismo. Se “ve” demasiado. Tal vez esto tenga que ver con la diferencia entre pornografía y “lo otro”.

Hablando de las mujeres, ¿qué persiguen aquellas que muestran un escote solidario —casi medio seno afuera—, o llevan una de esas blusas “ombligueras”, o realzan las nalgas calzando tacones altos, o se ajustan el pantalón en la entrepierna de manera alarmante? No voy a responder. Sólo decir lo que todos sabemos: esas maneras están dirigidas a los hombres. Porque los hombres en este caso son el sexo débil. Si un hombre sale a la calle desnudo,  las mujeres gritan; si lo hace una mujer, los hombres miran, aun los policías. Claro, podría haber excepciones, como en todo.

Si atendemos a lo dicho por los rascabucheadores —no cabe aquí el término voyeur— confesos, veremos que ellos no persiguen “verlo todo”,  sino que dejan un poco a la imaginación, al misterio.  Por algo será.

De modo que hay una diferencia evidente entre sexo, erotismo y pornografía.

Un ciervo herido es una novela donde el drama humano, aun la tragedia existencial,  resulta el elemento principal. En esta historia hay sexo, como en toda historia humana. Resulta que cada escritor es, como todas las demás personas, un ser único e irrepetible; con carencias, virtudes, limpiezas y suciedades. (Sé que no descubro nada al decir  esto.)  Y cada uno escribe como puede, no como quisiera él o los demás. Así, cada escritor tiene —o debe tener— su sello de identidad.

Los que tienen que escribir lo políticamente correcto o lo literariamente correcto son aquellos que están ranqueados para el Nobel o para otros premios de esos que entregan los reyes y las reinas.

Por cierto, debemos suponer que los reyes y las reinas no consumen pornografía. ¿Será?

 

[La primera imagen fue tomada de Taringa; la segunda ilustración ha sido extraída de la página Tinta Digital; y la tercera imagen proviene del sitio Cadenaser.com ]

 

Félix Luis Viera Pérez (19 de agosto de 1945, actual Provincia de Villa Clara, Cuba) es un cuentista, novelista y poeta de origen cubano, actualmente nacionalizado mexicano. El Premio de la Crítica es el mayor reconocimiento que recibe un libro en Cuba. Su libro de cuentos Las llamas en el cielo es considerado un clásico de la literatura de su país. Varias de sus creaciones han sido traducidas a diversos idiomas y forman parte de diversas antologías publicadas en Cuba y en el extranjero. En su país natal recibió diversas distinciones por su labor en favor de la cultura. Fue director de la revista Signos, de proyección internacional y dedicada a las tradiciones de la cultura. Su más reciente novela, Un ciervo herido —que aborda el tema de las UMAP, eufemísticamente llamadas Unidades Militares de Ayuda a la Producción y, en realidad, campos de trabajos forzados establecidos en Cuba en la década de 1960—, ha recibido un notable reconocimiento de la crítica y de los lectores y ha circulado en España, Puerto Rico, México y otros países; durante cinco meses estuvo entre los libros más vendidos en Miami y recientemente ha sido traducida al italiano por la editorial L´Ancora del Mediterráneo. En Italia ha sido objeto de un notable reconocimiento de la crítica especializada, así como de los lectores. Recientemente ha concluido su novela El corazón del rey, que refleja los primeros pasos de la instauración del socialismo en Cuba, en la década del 60, y actualmente trabaja en el poemario La patria es una naranja, inspirado en la añoranza de su tierra natal y en sus vivencias en México, donde radica desde 1995. En México, ha colaborado en diversos periódicos con artículos de crítica literaria y de contenido cultural en general, ha impartido talleres literarios y conferencias, y asimismo se ha desempeñado como asesor de variadas publicaciones periódicas.
Ha publicado los poemarios: Una melodía sin ton ni son bajo la lluvia (Premio David de Poesía de la UNEAC*, 1976, Ediciones Unión, Cuba), Prefiero los que cantan (1988, Ediciones Unión, Cuba), Cada día muero 24 horas (1990, Editorial Letras Cubanas), Y me han dolido los cuchillos (1991, Editorial Capiro, Cuba) y Poemas de amor y de olvido (1994, Editorial Capiro, Cuba); los libros de cuento: Las llamas en el cielo (1983, Ediciones Unión, Cuba), En el nombre del hijo (Premio de la Crítica 1983. Editorial Letras Cubanas. Reedición 1986. ) y Precio del amor (1990, Editorial Letras Cubanas); las novelas Con tu vestido blanco (Premio Nacional de Novela de la UNEAC 1987 y Premio de la Crítica 1988. Ediciones Unión, Cuba), Serás comunista, pero te quiero (1995, Ediciones Unión, Cuba), Un ciervo herido (Editorial Plaza Mayor, Puerto Rico, 2003) y la noveleta Inglaterra Hernández (Ediciones Universidad Veracruzana, 1997. Reediciones 2003 y 2005).

 

© Félix Luis viera. All Rights Reserved

 

Series NavigationEl cielo de mis piernas y diez desnudos

Tags: , , , , , , , , , ,

8 Responses to El mito de la pornografía

  1. Efrain Riveron on Miércoles, junio 1, 2011 at 2:52 AM

    Como siempre Felix Luis Viera, bebebedor de todas las aguas de este mundo, dando en el clavo, para decirlo en buen cubano,adentrandose en todos los rincones del ser humano, convierte en luz hasta la vieja sombra de la pornografia tan de moda en estos aires que enloquecen los cuerpos y atrofian las mentes de “algunos” que dejan de ser ante unos sostenedores quitados con los dientes y dos mujeres perdiendose en un beso tan
    inutil como ellas mismas.

  2. Perla on Miércoles, junio 1, 2011 at 5:42 AM

    Gracias, Pau, estoy muy de acuerdo, excelente lo que aquí se dice, lo demas son rollos de los fresa.

  3. Alethia on Miércoles, junio 1, 2011 at 7:05 AM

    Me atrevo a afirmar que no hay erotismo autentico sin el arte de la ambigüedad; cuando la ambigüedad es poderosa, más viva es la excitación. Y para mí una orgía real o la PORNOGRAFÍA nunca excita tanto como un libro pornográfico o una novela QUE INCLUYA SEXO. ¡La pornografía es algo a lo que le FALTA INTELIGENCIA!

  4. Heike on Miércoles, junio 1, 2011 at 6:37 PM

    De acuerdo con este artículo, la pornogrfía es un invento de los poderosos para hacerse ricos, a nadie le hace daño quien quiera ver sexo entre cuatro paredes. Gracias a esta revista por publicar estass cosas y a Patty por mandarme el escrito.

  5. Andy on Jueves, junio 2, 2011 at 1:17 AM

    Coño Fêlix tú le metes a todo!, y lo haces como siempre, con mucha elegancia, sabiduría y sobre todo con mucha sinceridad.

  6. sandra on Jueves, junio 2, 2011 at 1:23 AM

    Fêlix Luis es siempre brillante y puntual en lo que escribe. Me encanta su sarcasmo cuando termina muchos de sus artículos. Una vez mas comparto su apreciación sobre las cosas y la vida. La pornografía es una farsa ridícula y tonta hecha para tontos.

  7. Erika on Domingo, junio 5, 2011 at 3:27 PM

    He leido capitulos publicados de la novela que Viera esta escribiendo y entonces uno comprende mejor este articulo, gracias Maribel———————
    Erika, México.

  8. Víctor on Domingo, junio 5, 2011 at 3:37 PM

    Excelente, Félix Luis Viera, como todo el material de su autoría que he tenido el placer de leer. Este artículo en particular me recuerda dos cosas: la primera, un dicho que estuvo de moda hace unos años: “Amor se escribe con hache de ‘hacer’” (y no con uvé de “ver”, añadiría el que suscribe). La segunda, el enfoque de un maestro Taoísta tailandés (como seguramente saben, Tailandia es uno de los paraísos de quienes buscan las emociones más fuertes en el ámbito sexual; infantes, “lady-boys”, y animales incluidos). Lejos de considerarla perjudicial, este maestro afirma que la pornografía es “free Chi”, es decir, energía vital gratuita, en cuanto a que la excitación sexual que produce genera una descarga hormonal que resulta positiva para el organismo si se sabe aprovechar. En fin, que el tema da para mucho.

Responder a Efrain Riveron Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Comprar

La noche del Gran Godo

Búsqueda

Autores